Skip to main content
Europa

Acción común europea

En la política exterior y de seguridad y en muchas otras áreas, Alemania aboga por una clara línea común europea
Europaflagge
© Stephan Dinges/stock.adobe.com

Alemania coopera estrechamente con sus socios europeos en todas las áreas políticas centrales. El Tratado de Lisboa (2009), por ejemplo, fortaleció la institucionalización de la Política Exterior y de Seguridad Común (PESC). El Alto Representante para la Política Exterior y de Seguridad Común preside el Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores y es a la vez uno de los vicepresidentes de la Comisión Europea. Desde diciembre de 2019 ejerce ese cargo el político español Josep Borrell. En los asuntos de la PESC le corresponde, asimismo, la representación exterior de la UE. En el desempeño de sus funciones es asistido por el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE).

Cooperación en seguridad y defensa

Esos cambios institucionales le han permitido a la UE reforzar su visibilidad y efectividad a nivel internacional. Además, la Política Común de Seguridad y Defensa (PCSD) asegura a la UE las necesarias capacidades operativas para una efectiva gestión de crisis. En ese marco recurre a medios civiles y militares. Para fortalecer la PCSD civil, Alemania abrirá en Berlín durante su presidencia del Consejo de la UE, en la segunda mitad de 2020, un “Centro Europeo de Competencia para la Gestión Civil de Crisis”. Su objetivo será fomentar el intercambio sobre modelos nacionales de mejores prácticas y desarrollar enfoques para el futuro de la gestión civil conjunta de crisis.

La perspectiva de largo plazo es la creación de una Unión Europea de Seguridad y Defensa (UESD). Una primera base para ello es la Cooperación Estructurada Permanente de la UE en materia de seguridad y defensa (PESCO), acordada en 2017. Alemania dirige actualmente varios proyectos en el marco de la PESCO, entre otros, de coordinación de la formación de soldados para misiones de entrenamiento de la UE.

Cuestiones pendientes en relación con los refugiados y las migraciones

La llegada de refugiados e inmigrantes a Europa, particularmente en 2015 y 2016, es un tema paneuropeo, para el que Alemania busca, junto con sus socios, una respuesta sostenible. En el marco de la “Agenda Europa de Migración”, de la Comisión de la UE, se han logrado ya resultados concretos, con medidas tales como la Declaración UE-Turquía, de marzo de 2016, los acuerdos migratorios con países africanos de origen y de paso de emigrantes y la lucha contra los traficantes de personas: el número de cruces ilegales de frontera fue en 2019 el más bajo desde 2013. A comienzos de 2020, sin embargo, se produjo una agudización de la situación en la frontera turco-griega, luego que Turquía reabriera temporalmente la frontera de su lado. La cuestión de la gestión de los flujos de refugiados y la distribución justa de solicitantes de asilo en forma solidaria y sostenible aún no ha sido resuelta satisfactoriamente.

En el marco de la prevención de crisis y la ayuda humanitaria, Alemania aboga por luchar contra las causas que llevan a los seres humanos a huir de sus países. También la información desempeña un importante papel: el Ministerio de RR. EE. y las embajadas alemanas en regiones en crisis informan sobre los riesgos de la huida y la emigración irregular, refutando con hechos falsas informaciones difundidas interesadamente por traficantes de personas.

Por una industria europea competitiva

El éxito de la UE se basa en un comercio mundial libre. La UE ha firmado con numerosos países y regiones acuerdos comerciales y aspira a cerrar más aún. En 2019, por ejemplo, la UE y los miembros del Mercosur acordaron un vasto acuerdo de libre comercio. En el comercio intraeuropeo, Alemania es un interesante socio. En 2018, Alemania fue el principal destino de exportaciones para 17 países de la UE.

Alemania quiere aumentar la competitividad de la industria europea. Junto con Francia aspira a la creación de “campeones europeos”: grandes empresas industriales transnacionales, que puedan competir a nivel mundial. Para hacerlo posible, Alemania aboga por un revisión y adecuación de las reglas de competencia de la UE. Ello es parte de la Estrategia Industrial 2030 del Gobierno alemán. En ella, Alemania llama a la Comisión de la UE a desarrollar una estrategia industrial de la UE integral y a largo plazo.

El gran valor del Estado de derecho

Alemania se compromete con la protección y el fortalecimiento de los estándares de Estado de derecho de la UE. Ya la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, aprobada en el año 2000, se remontó a una iniciativa de Alemania. Además, Alemania aboga desde hace tiempo por una adhesión de la UE al Convenio Europeo de Derechos Humanos. En algunos países miembros de la UE se registraron últimamente violaciones de principios del Estado de derecho. Por ello, la Comisión Europea aprobó en 2019 una serie de medidas. Entre otras cosas, todos los años se realizará un informe sobre el desarrollo del Estado de derecho en todos los países miembros. La Comisión Europea cuenta ya ahora con instrumentos para reaccionar a las violaciones de estándares de Estado de derecho. Uno de ellos es, por ejemplo, presentar demandas ante el Tribunal de Justicia de la UE cuando entiende que leyes nacionales violan el derecho de la UE.