Fondo

Baden-Wurtemberg

A los habitantes de Baden-Wurtemberg no les agrada alabarse a sí mismos. A pesar de que tendrían razones para ello: su Estado Federado acumula récords. La región en torno a Stuttgart, Karlsruhe y Tubinga ocupa una posición líder en investigación a nivel de la Unión Europea. En ningún otro estado federado de Alemania se registran más patentes por habitante. Baden- Wurtemberg es conocido por la habilidad técnica de sus habitantes. Nombres como Gottlieb Daimler, Carl Benz y Robert Bosch dan fe de ello. Pero no solo Bosch, Daimler, Porsche y Boss sino también empresas medianas, tales como Fischer, Stihl y Würth, exportan sus productos a todo el mundo. Claro que entre Heidelberg y el Lago de Constanza el trabajo no lo es todo: en ninguna otra parte del país hay tantos cocineros con estrellas. Por no hablar de los vinos.

Capital: Stuttgart
Habitantes: 10.716.644
Superficie: 35.751 km²

Baja Sajonia

A los constructores de buques de Papenburg les debe Baja Sajonia sus emocionantes apariciones televisivas en todo el mundo, cada vez que un nuevo crucero de lujo sale de los astilleros Meyer y es cuidadosamente conducido a mar abierto por el estrecho Ems. Sin embargo, la principal industria entre las islas del Mar del Norte y las montañas del Harz es el automóvil, con marcas como Volkswagen en Wolfsburg y Continental en Hannover, donde asimismo tiene su sede TUI Deutschland, uno de los mayores operadores turísticos de Europa. Hannover también concentra la atención mundial en la feria que lleva su nombre y en la mayor feria del mundo dedicada al sector de la tecnología de la información y la comunicación, la CeBIT. Aunque la fama internacional de Hannover viene de lejos; no en vano de 1714 a 1837 los soberanos de Hannover fueron a la vez reyes de Inglaterra.

Capital: Hannover
Habitantes: 7.826.739
Superficie en km²: 47.615

 

Baviera

También Baviera, región cervecera por excelencia, produce magníficos vinos. La Fiesta de la Cerveza, el Palacio de Neuschwanstein y el espléndido paisaje alpino atraen a numerosos turistas extranjeros. Pero Baviera es mucho más que folclore y tradiciones vivas. Su economía es mayor que la de Suecia y triunfa con marcas mundiales como BMW, Audi, Siemens, MAN y Airbus Defence and Space. La capital, Múnich, se halla entre las ciudades top en los rankings internacionales. Pero el mayor estado federado de Alemania  brilla también fuera de la metrópoli: en Bayreuth, todos los años se agotan rápidamente las entradas para el Festival Wagner . Y lo mismo vale cada diez años para Oberammergau y sus representaciones de la Pasión.

Capital: Múnich
Habitantes: 12.691.568
Superficie: 70.550 km²

Berlín

Una vez al año, durante la Berlinale, el mundo del cine dirige los focos hacia Berlín. Pero los berlineses están acostumbrados a despertar el interés del mundo, no en vano son, desde que los Hohenzollern establecieron su residencia en la ciudad –corría el año 1458–, ciudadanos capitalinos. Una historia que también tiene sus sombras: el nazismo y el régimen de la RDA, que partió en dos la ciudad con el Muro de la vergüenza. Desde la reunificación alemana en 1990 Berlín es de nuevo la capital indivisa. La Isla de los Museos, la Filarmónica y más de 50 teatros avalan la extraordinaria riqueza de su vida cultural. La “capital del saber” alberga 39 instituciones de educación superior. Empresas como Bayer HealthCare Pharmaceuticals abanderan la economía. Y la mayor feria de turismo del mundo, la ITB, confirma el eslogan: Berlín merece una visita.

Capital: Berlín
Habitantes: 3.469.849
Superficie en km²: 892

Brandeburgo

El Estado Federado de Brandeburgo rodea la capital federal, Berlín, y se beneficia de su “cinturón de riqueza”, pero la región tiene sus propias bazas. El territorio nuclear del Reino de Prusia atesora numerosas joyas de la arquitectura palaciega de los Hohenzollern, entre las cuales sobresale el conjunto de Sanssouci, incluido en la lista del patrimonio mundial de la UNESCO. No es ésta, sin embargo, la única razón por la cual Potsdam está considerada una de las ciudades más bellas del país. El centro histórico también refleja la influencia de los hugonotes. Hoy los brandeburgueses pueden presumir de las producciones de Hollywood salidas de la factoría de Babelsberg, de la Universidad Europea Viadrina y de la presencia de más de 300 empresas extranjeras, entre ellas la central alemana de Ebay.

Capital: Potsdam
Habitantes: 2.457.872
Superficie en km²: 29.654
 

 

Bremen

El auge histórico de la ciudad hanseática de Bremen está indisociablemente unido al tráfico marítimo y al comercio del café. En el Estado Federado de menor extensión, conformado por la ciudad de Bremen y Bremerhaven, a unos 60 kilómetros de distancia, la actividad portuaria genera uno de cada cinco puestos de trabajo, si bien el mayor empleador privado de la región es Daimler. Por lo demás, el protagonismo del automóvil es innegable: cada año se exportan e importan desde aquí 2,3 millones de vehículos. También la cultura está marcada por el comercio: el Museo de Ultramar y el Museo Naval Alemán atraen a muchos visitantes. En la prosperidad de los comerciantes tiene asimismo su origen uno de los conjuntos monumentales más bellos del país, la plaza del mercado de Bremen, en estilo renacentista y barroco. Un tributo a la rica historia, que comenzó en el año 888 con la concesión del derecho de mercado.

Capital: Bremen
Habitantes: 661.888
Superficie en km²: 419
 

 

Hamburgo

En la ciudad-estado de Hamburgo la economía late al ritmo del puerto, aunque la presencia de compañías como Airbus, Otto Versand y el consorcio Beiersdorf y su conocida marca Nivea, pueda hacer pensar otra cosa. Lo cierto es que casi todos los grandes consorcios petroleros han establecido representaciones a orillas del Elba, atraídos por los terminales para buques tanque. Para los marinos y mirones, la mayor atracción es sin duda el barrio de diversión de St. Pauli. Aunque a los hanseáticos les importa más su rango como centro mediático y científico. Gran importancia tiene, por lo tanto, la actividad cultural. Entre las principales atracciones culturales se cuentan prestigiosos museos como la Kunsthalle y más de treinta salas teatrales, incluyendo la Ópera del Estado de Hamburgo, cuyo director es la estrella mundial del ballet John Neumeier. Hamburgo es también la ciudad número uno en Alemania en cuanto a teatros de musicales, que cada mes atraen a miles de visitantes a la ciudad.

Capital: Hamburgo
Habitantes: 1.762.791
Superficie: 755 km²

Hesse

Fráncfort del Meno es la única ciudad alemana que responde exteriormente al prototipo de una metrópoli mundial: en la ciudad se hallan los rascacielos más altos de Alemania y el mayor aeropuerto (junto con el Charles de Gaulle parisino) y la mayor concentración de bancos en Europa continental (incluido el Banco Central Europeo). A la lista de récords se agregan la estación de ferrocarril y el cruce de autopistas con el mayor tráfico de Alemania. Con todo, la urbe solo tiene 730.000 habitantes y ni siquiera es cabeza del estado federado de Hesse, cuya capital es la elegante Wiesbaden. Por lo demás, la región de Hesse se caracteriza por montañas de altitud media, un área vitivinícola agraciada con la variedad Riesling en la región de  Rheingau y una intensa actividad económica. Los gigantes industriales de la región son Opel (Rüsselsheim) y Volkswagen (Kassel). Además, la Agencia Espacial Europea (ESA) controla desde Darmstadt la mayoría de sus proyectos espaciales.

Capital: Wiesbaden
Habitantes: 6.093.888
Superficie: 21.115 km²

Mecklemburgo-Pomerania Occidental

No hace falta salir al espacio: ya desde el avión, el paisaje de Mecklemburgo-Pomerania Occidental ofrece un panorama espectacular, con sus más de dos mil lagos y sus numerosos ríos. Contando los 350 kilómetros de su litoral báltico, este estado federado es la región de Europa Central que más posibilidades ofrece para practicar deportes náuticos. No es entonces casual que aquí el turismo posea gran relevancia. Y para que ello siga siendo así, grandes partes de su territorio fueron declaradas zonas protegidas. También parques eólicos en la costa del Báltico y  empresas agroalimentarias realizan una importante contribución a la economía del estado, el que menor número de habitantes por kilómetro cuadrado tiene en Alemania. Además, las dos universidades más antiguas del norte de Europa y un gran número de innovadores institutos de investigación y desarrollo convierten a Mecklemburgo-Pomerania Occidental en una  dinámica región de alta tecnología, biotecnología y tecnología médica.

Capital: Schwerin
Habitantes: 1.599.138
Superficie: 23.214 km²

Renania del Norte-Westfalia

En Renania del Norte-Westfalia, el estado federado de Alemania con el mayor número de habitantes, hay muchas importantes ciudades: Colonia con su catedral, una obra maestra del Gótico; Bonn, la primera capital de la República Federal; Düsseldorf, capital del estado federado y centro de la moda; Aquisgrán, capital europea en tiempos de Carlomagno; Duisburgo, con el mayor puerto fluvial del continente; Krefeld, ciudad de la seda; Bielefeld, la ciudad del lino y Essen y Dortmund, metrópolis de la cuenca del Ruhr, que testimonian el cambio que ha vivido la todavía hoy mayor zona industrial del país: del carbón y el acero a la bioquímica y la alta tecnología . Sin embargo, “NRW”, como se conoce por sus siglas en alemán, no solo posee una densa red de institutos de investigación, sino que también es, con cinco sitios del patrimonio mundial de la UNESCO, una importante región cultural de Alemania.

Capital: Düsseldorf
Habitantes: 17.638.098
Superficie: 34.110 km²

Renania-Palatinado

La lista del patrimonio mundial cultural y natural incluye el tramo del valle del Rin comprendido entre Bingen y Coblenza, un paisaje de singular belleza. Esta región es el centro de la producción vitivinícola alemana, lo que tampoco debe hacer olvidar su papel puntero en la tecnología de vanguardia, como demuestra el gigante químico BASF. La región siempre fue foco de grandes innovaciones, sea duraderas, como en el caso de Johannes Gutenberg, que inventó la imprenta en Maguncia, actual capital del Estado Federado, sea temporales, como la obra de Karl Marx, natural de Tréveris. Además, en una región donde todas las principales poblaciones son fundaciones romanas no se quedan atrás la cultura ni el ocio, como atestiguan los más de 50 festivales que se celebran cada año.

Capital: Maguncia
Habitantes: 4.011.582
Superficie en km²: 19.854
 

 

Sajonia

Gracias a su porcelana, Meißen es, junto a la capital del Estado Federado, Dresde, y la importante plaza ferial de Leipzig, la ciudad más famosa de la región. El Estado Libre se cuenta entre los focos económicos más dinámicos del Este de Alemania. El sector informático, la fabricación de relojes de alta gama y la industria del automóvil marcan su auge, cuyo símbolo visible es la reconstruida Iglesia de Nuestra Señora de Dresde. Hoy como antaño la cultura de Sajonia tiene su máxima expresión en la música, representada por la Ópera Semper de Dresde y el coro de la Iglesia de Santo Tomás de Leipzig, del cual fue director Johann Sebastian Bach, acaso el sajón más famoso de todos los tiempos, con el permiso del insigne Richard Wagner.

Capital: Dresde
Habitantes: 4.055.274
Superficie en km²: 18.420
 

 

Sajonia-Anhalt

Halle dedica todos los años un gran festival a su hijo más ilustre, Georg Friedrich Händel. La fama del gran compositor barroco queda, sin embargo, eclipsada por la figura de Martín Lutero. El reformador de Eisleben cambió el mundo cristiano. Así, la “ciudad de Lutero”, Wittenberg, es uno de los lugares más visitados. Pero también es conocido el “triángulo químico” entre Halle, Merseburgo y Bitterfeld. Halle es, junto con Magdeburgo, uno de los polos que más inversión extranjera han atraído en los nuevos Estados Federados desde la reunificación. Hoy Total refina crudo en Leuna, Dow Chemical produce en Schko¬pau. A los amigos de la naturaleza les atrae más el mítico Brocken, de 1.141 metros de altitud. En su pelada cumbre se celebra la noche de Walpurgis con su siempre estremecedor aquelarre o “baile de brujas”.

Capital: Magdeburgo
Habitantes: 2.235.548
Superficie en km²: 20.451

Sarre

El Festival de Sarrebruck ha lanzado al estrellato a artistas como Franka Potente y Til Schweiger. Un orgulloso balance para una región que en doscientos años cambió ocho veces de nacionalidad. El Estado fronterizo está marcado por la influencia de Francia en el estilo de vida. En la antaño importante cuenca minera el carbón ha pasado a la historia, hoy el acero y la fabricación de automóviles compiten con la pujante informática. La metalurgia legó a la posteridad la acería de Völklingen, incluida en la lista del patrimonio cultural mundial. Lo que no quita para que el nombre más famoso de la región sea Villeroy & Boch, fabricante de porcelana.

Capital: Sarrebruck
Habitantes: 989.035
Superficie en km²: 2.569

 

Schleswig-Holstein

La figura mítica más temida en Schleswig-Holstein es el “Blanker Hans”, personificación de la fuerza destructora del mar. El estado federado más norteño de Alemania es bañado por dos mares, el Mar del Norte y el Mar Báltico. Los pilares de su economía son consecuentemente la construcción naval y la pesca. Sin embargo, hoy la principal fuente de ingresos se halla en el sector de servicios. También el turismo es un factor económico importante. Sylt, en el Mar del Norte, tiene fama de mundana isla turística. Kiel, la capital, y la ciudad hanseática de Lübeck, inmortalizada por Thomas Mann, se disputan la supremacía regional. Junto con Puttgarden son los principales puertos de transbordadores en las rutas hacia los países escandinavos. Schleswig-Holstein se beneficia tanto del desarrollo económico de Europa Oriental como de su posición en el espacio económico del Mar Báltico.

Capital: Kiel
Habitantes: 2.830.864
Superficie: 15.802 km²

Turingia

Las montañas de la Selva de Turingia enmarcan una de las rutas senderistas más hermosas de Alemania, el “Rennsteig”, de 168 kilómetros de longitud. La ruta forma parte de la imagen de marca de este estado federado, al igual que las deliciosas salchichas asadas, la histórica fortaleza Wartburg y los grandes poetas Goethe y Schiller. Pero Turingia no solo tiene una rica tradición culinaria y literaria: siempre fue también una región de investigadores. En Jena, Zeiss y Schott crearon la industria óptica moderna. Hoy día Jenoptik es nuevamente una de las empresas más importantes de la región. En Erfurt, la capital, también se subrayan la importancia de la floreciente biotecnología y  la microelectrónica y la excelencia de las cuatro universidades de este estado federado.

Capital: Erfurt
Habitantes: 2.156.759
Superficie: 16.202 km²