Demografía

Hans Wiedl/dpa
La evolución demográfica del país se caracteriza por tres tendencias: una tasa de natalidad baja, la creciente esperanza de vida y el envejecimiento de la sociedad.

La evolución demográfica de Alemania se caracteriza por tres tendencias: una tasa de natalidad baja, una creciente esperanza de vida y un envejecimiento de la sociedad. Alemania registró la mayor tasa de fecundidad en 1964 (1,36 millones de nacimientos). Desde entonces, la tasa de fecundidad se mantiene relativamente baja. En 2016, no obstante, el número de niños nacidos aumentó por quinto año consecutivo. Con una tasa de fecundidad de 1,59 hijos por mujer, Alemania pasó a ocupar un puesto medio en Europa. Igualmente, hoy los cincuentañeros duplican a los recién nacidos. Al mismo tiempo aumenta la esperanza promedio de vida: actualmente es de 78 años para los hombres y de 83 años para las mujeres.

El cambio demográfico, que tiene graves consecuencias para el desarrollo económico y los sistemas de seguridad social, es suavizado por la inmigración. Algo más del 22% de los habitantes de Alemania (18,6 millones) tiene un trasfondo migratorio. De ellos, más de la mitad posee pasaporte alemán. Los miembros de cuatro minorías nacionales son reconocidos como “arraigados de vieja data” y se benefician de apoyos específicos del Estado. Se trata de: la minoría danesa (50.000) y el grupo étnico ­frisón (60.000), ambos en el norte de Alemania; los sorbios de Lusacia, (60.000) a lo largo de la frontera germano-polaca, y los gitanos alemanes (70.000).

Related content