Una economía pujante

Plaza financiera con tradición: la principal Bolsa alemana tiene su sede en Fráncfort del Meno
Plaza financiera con tradición: la principal Bolsa alemana tiene su sede en Fráncfort del Meno Frank Rumpenhorst/dpa
Alemania es la cuarta economía del mundo, altamente innovadora y fuertemente orientada a la exportación. El futuro está en la industria 4.0.

Alemania es la mayor economía de la Unión ­Europea (UE) y la cuarta del mundo, por detrás de EE. UU., China y Japón. La economía alemana debe su competitividad e interconexión global a una potente capacidad de innovación y una marcada orientación hacia la exportación. En sectores con gran facturación, como la industria del automóvil, la construcción de maquinaria e instalaciones industriales, la industria química y la tecnología ­médica, las exportaciones representan mucho más de la mitad de la facturación. En 2016, solo China y los EE. UU. exportaron más. En investigación y desarrollo (I+D) ­Alemania invierte anualmente alrededor de 92.000 millones de euros. Muchas empresas ­están dando el salto a la industria 4.0, con la que se impulsa específicamente la digitalización ­de la tecnología de producción y la logística.

picture alliance/Sven Simon

La positiva dinámica económica se ha traducido en una evolución favorable del mercado ­laboral. Alemania es uno de los países con mayor tasa de ocupación de la UE y el que menor índice de desempleo juvenil registra. Ello también corrobora el valor de la formación profesional dual, un sistema que se ha consolidado como artículo de exportación y es adoptado en numerosos países. Otros elementos característicos de Alemania como localización económica son la disponibilidad de trabajadores especializados, la calidad de las infraestructuras y la seguridad jurídica, todo lo cual sitúa al país en las posiciones de cabeza de los principales rankings internacionales. Titular del Ministerio Federal de Economía y Energía es Peter Altmaier (CDU).

El modelo de la economía social de mercado constituye la base de la política económica alemana desde 1949. Este sistema garantiza ­
la libertad de la actividad empresarial y al 
mismo tiempo promueve el equilibrio social. Desarrollado en la posguerra por Ludwig Erhard, el concepto de economía social de mercado sentó las bases para la exitosa senda de desarrollo del país. Alemania se compromete activamente con la gestión de la globalización y aboga por un sistema económico mundial sostenible, que ofrezca oportunidades justas para todos.

Alemania es uno de los doce países que introdujeron el euro en 2002. La crisis de los mercados financieros (2008) y la subsiguiente crisis de deuda afectaron a toda la zona euro, incluida Alemania. Ante ello, el Gobierno Federal desarrolló una doble estrategia, consistente en poner coto al déficit y fortalecer la capacidad de innovación. Desde 2014, el presupuesto federal está equilibrado. Anteriormente, el último año con equilibrio fiscal había sido 1969.

La columna vertebral de la economía está formada por las pequeñas y medianas empresas (pymes), que representan más del 99% del total de empresas. Las pymes son el complemento a los grandes grupos económicos, que por lo general cotizan en el índice bursátil alemán DAX de la Bolsa de Fráncfort del Meno, la plaza financiera más importante de Europa. En esa ciudad tiene también su sede el Banco Central Europeo (BCE), institución de la UE.

Related content