Ciencia interconectada

Investigar en equipos internacionales está a la orden del día en las universidades e institutos científicos alemanes
Investigar en equipos internacionales está a la orden del día en las universidades e institutos científicos alemanes Thomas Koehler/Photothek via Getty Images
En Alemania, la investigación tiene una orientación internacional, forma redes y está abierta a científicos del exterior.

La globalización también supone nuevos desafíos para la ciencia en Alemania. Para afrontarlos con éxito es imprescindible una buena interconexión entre los científicos y dentro de las propias estructuras científicas. Alemania ha sabido abordar con éxito esa temática. Hoy, casi la mitad de las publicaciones científicas son fruto de cooperaciones internacionales. Según cálculos contenidos en el informe “Wissenschaft Weltoffen 2018”, las 399 universidades del país tienen 45.858 colaboradores científicos y artísticos extranjeros, incluidos 3.184 profesores universitarios. Esa cifra representa casi el 12 por ciento del total de personal científico. Desde 2010, el número de científicos extranjeros ha aumentado en más de un tercio. En ello ha incidido también la introducción de procedimientos de visado simplificados para científicos de países no miembros de la UE.

dpa/Hirschberger

De los científicos extranjeros apoyados para investigar en Alemania, la mayoría proviene de Asia, el Pacífico y Europa Occidental: de cada región vino el 18 por ciento de un total de 34.869 expertos patrocinados recientemente. En muchos casos, las universidades y los institutos de ­investigación disponen de centros de bienvenida, que ayudan a los científicos extranjeros a familiarizarse rápidamente con su nuevo ­entorno. También las estadías temporales se consideran muy importantes, por cuanto una vez de regreso en sus países, los investigadores son interlocutores naturales para formar redes e impulsar nuevos proyectos de cooperación.

La infraestructura de investigación existente en Alemania atrae a muchos científicos de otros países, entre otras cosas, por la posibilidad de trabajar en grupos de investigación de gran envergadura, únicos en su tipo. Solo la Asociación Helmholtz ­tiene unos 50 equipamientos para investigación a gran escala en diversas áreas. Numerosos científicos extranjeros de primera línea se incorporan a las universidades alemanas a través de la Cátedra Humboldt, el premio de investigación mejor dotado de Alemania (cinco millones de euros), que otorga la Fundación Humboldt.

14.359 científicos alemanes investigan en otros países con el apoyo de instituciones como la Fundación Alemana para la Investigación Científica (DFG), el Programa Marie Curie, de la UE y, especialmente, el DAAD, la mayor organización mundial para el intercambio de estudiantes y científicos. Aproximadamente tres cuartas partes de los científicos apoyados hoy son becarios del DAAD.

Alemania quiere profundizar la cooperación científica internacional y elevarla a un nivel superior. Para ello, entre otras cosas, fue lanzada una nueva estrategia del Gobierno, aprobada en 2017, para la internacionalización de la educación, la ciencia y la investigación.

Ambiciosa reorientación de la Estrategia 
de Internacionalización

La nueva Estrategia de Internacionalización es una reacción a la creciente globalización, la digitalización, el continuo desarrollo del Espacio Europeo de Investigación (EEI) y el surgimiento de nuevos centros globales de innovación fuera de los núcleos científicos tradicionales. En el foco se hallan el fomento de la interconexión internacional, la cooperación mundial en la formación profesional, la cooperación con los países en desarrollo y emergentes y los esfuerzos internacionales para hacer frente a los desafíos globales, tales como el cambio climático, la salud y la seguridad alimentaria. La profundización del Espacio Europeo de Investigación desempeña un papel esencial en los esfuerzos para el fortalecimiento de la posición de Alemania como atractivo país de estudios universitarios e investigación científica.

Related content