El compromiso de la politica científica exterior

 intercambio científico
intercambio científico dpa/Jaspersen
La política exterior alemana incluye una apuesta por la cooperación científica. El intercambio académico con regiones en crisis o conflicto juega un papel esencial a tal fin.

El intercambio científico es uno de los pilares de la política cultural y educativa exterior. Para su implementación el Ministerio Federal de Relaciones Exteriores cuenta con la colaboración del Servicio Alemán de Intercambio Académico (DAAD), la Fundación Alexander von Humboldt, el Instituto Arqueológico Alemán (DAI) y las fundaciones de los partidos políticos, que desarrollan su labor a escala internacional. La iniciativa de la política científica exterior ya se puso en marcha en 2009, durante el primer mandato del Ministro de Relaciones Exteriores Frank-Walter Steinmeier. La ampliación de instrumentos acreditados se conjuga con medidas de actualización, todo lo cual ha permitido marcar muchas nuevas pautas de intercambio y promover sistemáticamente la interconexión alrededor del globo.

La cooperación científica a nivel mundial se fomenta a través de las cinco Casas Alemanas de la Ciencia y la Innovación (DWIH) en Moscú, Nueva Delhi, Nueva York, São Paulo y Tokio, así como el Centro Científico Alemán de El Cairo (DWZ), que visibilizan las fortalezas de Alemania como foco de la investigación e innovación y aglutinan las informaciones y estructuras de las instituciones científicas alemanas en el país respectivo, siendo por tanto con frecuencia el primer punto de contacto para todos los científicos interesados en cooperaciones con Alemania.

Además, desde 2010 se promueve a través del DAAD la labor de cuatro nuevos centros de excelencia en Rusia, Tailandia, Chile y Colombia, los cuales conectan a cientos de científicos internacionales con el sector de la investigación en Alemania y forman a nuevas generaciones académicas al más alto nivel. Estos centros están concebidos como cooperaciones en los ámbitos de la inves­tigación y la docencia entre un centro superior alemán y una o varias instituciones ­extranjeras asociadas.

Cooperación académica con regiones en crisis o conflicto

La política científica exterior prioriza asimismo la cooperación con científicos y centros de educación superior en regiones en crisis o conflicto, así como en países en transformación. Este complejo compromiso va unido a la esperanza de que la cooperación en materia de ­investigación y enseñanza superior allane el camino al entendimiento político y posibilite así la prevención y la solución de crisis. De este modo la enseñanza superior puede llegar a ser la base de un desarrollo sostenible y generar competencia para la autoayuda, preparando a los futuros tomadores de decisiones y actuando directamente sobre la sociedad.

Una consecuencia de las numerosas crisis y conflictos del pasado reciente es que los jóvenes no pueden acceder a la educación. Por eso en 2014 el Ministerio Federal de Relaciones Exteriores por ejemplo puso en marcha, en colaboración con el DAAD, el programa “Profesionales para Siria”, con el que más de 200 becarios sirios pueden cursar una carrera superior en Alemania. También son considerables los logros conseguidos tras el conflicto de los Balcanes en la reconstrucción de las estructuras académicas de Europa sudoriental y desde 2002 en Afganistán, por ejemplo a través del compromiso de centros de educación superior alemanes en las áreas de tecnología de la información y ciencias económicas. El esfuerzo de reconstrucción académica se extiende asimismo al Irak central y la región del Kurdistán-Irak.

Asociación germano-árabe 
para la Transformación

Desde 2011 Alemania mantiene además con varios países árabes una Asociación para la Transformación, que apoya los esfuerzos de reforma de las universidades árabes mediante proyectos de cooperación con centros de educación superior alemanes. Especial importancia revisten asimismo los numerosos programas de gobernanza para futuros dirigentes de regiones en crisis de todo el mundo.

Related content