Investigacion de primera linea

Las inversiones en investigación y desarrollo alcanzan niveles récord en la actualidad
Las inversiones en investigación y desarrollo alcanzan niveles récord en la actualidad Thomas Ernsting/laif
Alemania invierte estratégicamente en investigación y ciencia y dispone de una excelente infraestructura de investigación. Las grandes instituciones de investigación gozan de fama mundial.

La ciencia y la investigación ocupan un lugar destacado en Alemania. Durante los últimos años tanto el sector privado como los responsables políticos han incrementado de forma permanente los presupuestos dedicados al trabajo del saber. En 2013 el gasto en investigación representó el 2,84% del PIB. Con este porcentaje Alemania se sitúa a nivel internacional en el grupo de cabeza de los países que invierten más del 2,5% de su PIB en investigación y desarrollo (I+D). En total en 2013 Alemania destinó casi 80.000 millones de euros a I+D. La industria soporta alrededor del 67% de los gastos en investigación, los centros de educación superior un 18% y el Estado un 15%. El estudio “Innovation Union Scoreboard 2015” (Cuadro de indicadores de la innovación) de la Comisión Europea incluye a Alemania en el grupo de los “líderes de la innovación” de la Unión Europea (UE), junto a Suecia, Dinamarca y Finlandia. En la comparación internacional, Alemania concentra el 7% de los gastos globales en I+D, aunque solo representa el 1,2% de la población mundial. Entre 2010 y 2013 las empresas industriales alemanas incrementaron su gasto en I+D en más del 22%, alcanzando un total de más de 57.000 millones de euros, la mayor inversión en innovación de la historia. De 2005 a 2015 el Gobierno Federal aumentó su gasto en educación e investigación en un 65%. En 2015 el presupuesto de educación e investigación asciende a 15.300 millones de euros, para 2017 está previsto un nuevo incremento en torno al 25%.

dpa/Gambarini

Los resultados de los científicos alemanes son muy dignos: en el “Nature Index Global” ­publicado a finales de 2014, que evalúa los índices de publicación de los institutos de investigación y los centros de educación superior, Alemania obtiene la mejor puntuación de Europa. En la comparación internacional ocupa el tercer puesto, detrás de los EE.UU y China.

Con la Estrategia Hightech Alemania desarrolló a partir de 2006 un instrumento de innovación específico dotado de una dimensión supraministerial. Los proyectos de investigación de la Estrategia Hightech han aportado muchas innovaciones, desde los LED de bajo consumo hasta las válvulas cardiacas que crecen con el paciente. En un principio la Estrategia Hightech se concentró en los potenciales de mercado de determinadas áreas tecnológicas y a partir de 2010 se focalizó en la demanda social de soluciones sostenibles y su realización.

En 2014 la Estrategia Hightech se redefinió con la meta de apoyar a los investigadores para identificar temas con potencial de futuro y transformar rápidamente las buenas ideas en innovaciones. Seis áreas temáticas prioritarias sirven de orientación: economía digital y sociedad, gestión económica sostenible y energía, mundo laboral innovador, vida sana, movilidad inteligente y seguridad civil. En el marco de la Estrategia Hightech han sido ­seleccionados a lo largo de tres rondas de ­concurso 15 clústeres de primera fila que se benefician de ayudas especiales. ­Según una evaluación realizada en 2014, los clústeres de excelencia han generado 900 innovaciones, 300 patentes, 450 tesis doctorales y habilitaciones, 1.000 trabajos de bachelor y máster y 40 fundaciones de empresas. En total existen en Alemania más de 800 instituciones de investigación financiadas con recursos públicos. El panorama investigador se articula en torno a los centros de educación superior y, ante todo, las cuatro grandes organizaciones de investigación extrauniversitaria.

Excelentes instituciones de investigación extrauniversitaria

La Sociedad Max Planck (MPG), fundada en 1948, es el principal centro de investigación básica en ciencias naturales, biociencias, humanidades y ciencias sociales fuera de las universidades. En los 78 Institutos Max Planck de Alemania y otros cinco en los Países Bajos, Luxemburgo, Italia y los EE.UU. trabajan 5.600 investigadores, de los cuales el 40% son científicos internacionales. Desde su fundación se han concedido 18 Premios Nobel a investigadores de la Sociedad Max Planck. Es la segunda institución de investigación científica del mundo y la única europea entre las diez primeras en el ISI Citation Index, que cuantifica los trabajos de investigación más citados en 22 campos.

La Asociación Helmholtz se dedica a la investigación de punta en seis áreas: energía, tierra y medio ambiente, salud, aeronáutica, navegación espacial y transporte, tecnologías clave y materia. Los científicos de la Asociación concentran su actividad en sistemas de alta complejidad. Con 14.700 científicos y 6.200 doctorandos en 18 Centros Helmholtz autónomos, entre ellos el Centro Alemán de Investigaciones Aeroespaciales (DLR), solo él con 16 sedes nacionales, es la mayor organización de investigación científica de Alemania.

La Sociedad Fraunhofer cuenta con 67 institutos y es la mayor institución de desarrollo tecnológico de Europa. Sus principales áreas de investigación son la salud, seguridad, comunicación, movilidad, energía y medio ambiente. Opera a nivel global a través de empresas filiales, oficinas y cooperaciones en nueve países europeos, dos norteamericanos y sudamericanos respectivamente, siete asiáticos, tres africanos y árabes, así como en Australia.

La Sociedad Leibniz agrupa a 89 instituciones de investigación autónomas, cuyos campos de actividad abarcan desde las ciencias naturales, las ingenierías y las ciencias ambientales hasta las ciencias económicas, las ciencias espaciales y del territorio, las ciencias sociales y las humanidades. La transferencia de conocimientos a los ámbitos político y económico y la sociedad constituyen una prioridad suprasectorial de sus 9.200 investigadores.

La promoción de la ciencia y la investigación es competencia de la Fundación Alemana para la Investigación Científica (DFG), la mayor organización de su género en Europa. La DFG tiene su sede central en Bonn y dispone de oficinas en China, Japón, la India, Rusia, Norteamérica y América Latina. Su misión es promover la cooperación de investigadores de Alemania con colegas de otros países, sobre todo pero no exclusivamente del Espacio Europeo de Investigación.

Related content