País del conocimiento

Los títulos superiores, trampolín para una carrera profesional de éxito
Los títulos superiores, trampolín para una carrera profesional de éxito Wolfgang Stahr/laif
Alemania tiene una sólida posición como país del conocimiento. Las reformas de los últimos años han surtido efecto; la investigación científica es más internacional que nunca

Alemania es un país líder en investigación y formación universitaria a nivel mundial. Lo demuestra su tercera posición entre los países con mayor número de Premios Nobel científicos: en total, más de 80. En el mundo globalizado, donde el conocimiento es la principal “materia prima”, Alemania tiene una sólida posición en la competencia por los mejores cerebros, gracias a su amplia tradición en investigación y desarrollo. Como país del conocimiento, cuenta con tres grandes actores: una vasta red de alrededor de 400 centros de educación superior, cuatro instituciones de investigación extrauniversitaria de prestigio internacional y una intensa ­investigación industrial. Que Alemania tenga asegurado un puesto entre los “líderes de la innovación” dentro de la Unión Europea (UE) se debe al excelente nivel de la investigación en el país. Alemania forma parte del reducido grupo de países que invierten aproximadamente un tres por ciento de su PIB en investigación y desarrollo, planeándose, incluso, aumentar esas inversiones a por lo menos un 3,5 por ciento hasta 2025.

picture-alliance/ZB

Desde los ámbitos oficiales y universitarios se han implementado numerosas medidas y re­formas para potenciar e internacionalizar las capacidades científicas. Entre ellas se destaca la iniciativa de cualificación lanzada en 2008 bajo el lema “Formación para ascender”, que ofrece líneas de ayuda a lo largo de toda la trayectoria de vida de las personas. Otras medidas de éxito son la “Iniciativa de Excelencia”, en cuyo marco se han creado numerosas escuelas de graduados y clústeres de excelencia de orientación marcadamente internacional y que es continuada con la “Estrategia de Excelencia”, el “Pacto de Educación Superior 2020”, la “Estrategia Hightech”, el “Pacto de Investigación e Innovación” y la “Estrategia de Internacionalización”. Como líder europeo en investigación, en 2014 Alemania fue el primer país miembro de la UE en presentar una estrategia para continuar con el desarrollo del Espacio Europeo de Investigación (EEI).

La orientación internacional tiene carácter prioritario. En el marco del Proceso de Bolonia se adaptó la gran mayoría de las carreras al sistema de títulos de grado y máster. Muchas carreras pueden ser cursadas en una lengua diferente al alemán. Para los estudiantes de otros países, Alemania se cuenta entre los cinco destinos preferidos para realizar estudios en el extranjero. Por otra parte, el 35 por ciento de los estudiantes alemanes estudia o ha estudiado también en el extranjero. La cantidad de docentes de otros países en las universidades alemanas ha aumentado continuamente en los últimos años y es actualmente de más de un 10 por ciento. Muchas universidades alemanas compiten en el mercado internacional de la educación superior con ofertas de estudios y la creación de universidades en el exterior según el modelo alemán. Comparándolo con los de otros países, el sistema educativo alemán responde relativamente bien a las necesidades del mercado laboral. En Alemania, el 87 por ciento de los adultos ha aprobado el bachillerato (Abitur) o tiene un título de formación profesional. La media de la OCDE es del 86 por ciento.

Related content