Política científica exterior

 intercambio científico
intercambio científico dpa/Jaspersen
La política exterior alemana apuesta por la cooperación científica. Un papel esencial desempeña el intercambio académico con regiones de conflictos o en crisis.

El intercambio científico y universitario es uno de los pilares de la Política Cultural y Educativa Exterior. Para su implementación, el Ministerio de Relaciones Exteriores coopera con el Servicio Alemán de Intercambio Académico (DAAD), la Fundación Alexander von Humboldt, el Instituto Arqueológico Alemán (DAI) y las fundaciones de diversos partidos políticos, que desarrollan actividades en muchos países. La ini­ciativa Política Científica Exterior, lanzada en 2009, recurre a probados instrumentos, que, con el correr del tiempo, han sido ampliados y complementados con nuevas programas, ideas y medidas.

Cinco Casas Alemanas de la Ciencia y la Innovación (DWIH), ubicadas en Moscú, Nueva Delhi, Nueva York, São Paulo y Tokio, promueven la cooperación científica con Alemania. Además, desde 2009 se promueven a través del DAAD las actividades de cuatro nuevos centros de excelencia, en Rusia, Tailandia, Chile y Colombia: esos centros interconectan a cientos de científicos extranjeros con científicos e investigadores en Alemania. Así, esos focos de excelencia ayudan a formar nuevas generaciones académicas al más alto nivel. También en el África subsahariana se han creado desde 2008 diez centros técnicos, con el objetivo de generar nuevas capacidades de investigación y mejorar la calidad de la formación profesional en los respectivos países.

Cooperación académica 
con regiones en crisis o conflicto

Un objetivo central de la Política Cultural y Educativa Exterior alemana es posibilitar el acceso a la educación y la investigación en tiempos de crisis, regiones conflictivas y países en transición del socialismo a la economía de mercado, a efectos de abrir accesos a la educación y la investigación y crear perspectivas científicas y académicas.

Ese complejo compromiso va unido a la esperanza de que la cooperación en la ­investigación y la educación universitaria allane el camino para hacer posible el diálogo político y, con ello, fomentar la prevención y la solución de crisis y conflictos.

Fortalecimiento de la libertad de la ciencia

Consecuencias de los numerosos conflictos y crysis del pasado reciente son que los jóvenes no pueden acceder a la educación y que la libertad de la ciencia corre cada vez más peligro. Ante ello, el Ministerio de RR. EE. de Alemania decidió financiar la Iniciativa Philipp Schwartz, de la Fundación Alexander von Humboldt, que posibilita trabajar en Alemania a investigadores amenazados en sus países. Por su parte, el DAAD lanzó en 2014, en cooperación también con el Ministerio de RR. EE., el programa “Líderes para Siria”, en cuyo marco 221 becarios pudieron trasladarse ya a Alemania para estudiar. El Ministerio de RR. EE. apoya, además, programas para refugiados en otros países de acogida. De mencionar es, particularmente, la Iniciativa Académica Alemana para Refugiados Albert Einstein (DAFI), que el Ministerio de RR. EE. implementa junto con el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR). A ello se agregan otras becas in situ del DAAD.

Las instituciones educativas y científicas alemanas crean así perspectivas y mantienen abiertos accesos allí donde las condiciones marco universitarias y de investigación son complicadas. Además, el DAAD creó, junto con el Ministerio Federal de Educación e Investigación, los programas “Integración de Refugiados en las Universidades” y “Welcome. Estudiantes ayudan a Refugiados”.

Desde 2011, Alemania mantiene también con varios países árabes una Asociación para la Transformación, que apoya reformas en universidades árabes mediante proyectos de cooperación con universidades alemanas. Especial importancia revisten los numerosos programas de “buen gobierno” para futuros dirigentes de regiones en crisis de todo el mundo.

Related content