Política activa

El Bundestag, en Berlín, es el escenario político. El 19.o Bundestag Alemán está compuesto por 709 diputados
El Bundestag, en Berlín, es el escenario político. El 19.o Bundestag Alemán está compuesto por 709 diputados RONNY HARTMANN/AFP/Getty Images
En la agenda del Gobierno alemán figuran temas tales como la regulación de la inmigración, el fortalecimiento de la cohesión social y el desarrollo de la digitalización.

“Un nuevo impulso para Europa. Una nueva dinámica para Alemania. Una nueva cohesión para nuestro país” es el título del programa de gobierno de la Gran Coalición hasta el año 2021. El nuevo Gobierno alemán quiere fortalecer la Unión Europea como garante de la paz, la seguridad y el bienestar.

dpa/Sören Stache

Con un presupuesto equilibrado desde 2014, Alemania asume responsabilidad en cuanto a estabilidad monetaria y quiere ser, simultáneamente, un ejemplo para los socios de la eurozona. Al mismo tiempo, está dispuesta a aumentar sus aportes al presupuesto de la UE. Alemania desea fortalecer y reformar la eurozona junto con Francia, para que el euro pueda resistir mejor a crisis globales. El Gobierno también quiere que de la buena situación 
económica se beneficien todos, aumente la justicia social y se vea fortalecida la confianza de la gente en la capacidad de acción de la política.

El resultado de las elecciones para el Bundestag de 2017 supuso fuertes pérdidas de votos para los partidos políticos que en el periodo legislativo anterior habían conformado el Gobierno. Un considerable aumento de votos registró, por el contrario, la AfD, formación populista de derecha, que entró en el Parlamento y se transformó en el mayor partido de oposición.

A pesar de la buena coyuntura económica, mucha gente ve con preocupación el futuro. También por ello, el Gobierno alemán quiere fomentar la cohesión social y superar las divisiones en el país. Se ha propuesto apoyar más a las familias, mejorar la seguridad en la tercera edad y de los desocupados y fomentar más la educación, las innovaciones y la digitalización. Un punto central es una mayor regulación de la inmigración y una mejor integración de los inmigrantes.

La Constitución garantiza asilo político a los perseguidos. Alemania quiere seguir ayudando a personas que tienen derecho a asilo. Simultáneamente, el Gobierno redobla sus esfuerzos para que personas que no tienen derecho a asilo abandonen el país. El Gobierno alemán espera que en 2018 pueda concluirse también la reforma del Sistema Europeo Común de Asilo.

Continuar las políticas exitosas

Ya en el anterior periodo legislativo, el Bundestag aprobó, por primera vez, un sueldo mínimo vinculante para todos los sectores económicos. En 2018 es de 8,84 euros la hora y será revisado regularmente. En 2016 fue introducida una cuota de mujeres obligatoria en las grandes sociedades por acciones. Desde fines de 2017, en esas empresas, el consejo de supervisión debe estar conformado en por lo menos un 30 por ciento por mujeres. A fines de 2017, la participación de mujeres en los consejos de supervisión de las 200 mayores empresas era del 25 por ciento.

El avance de la transición energética, con la que Alemania aumentó significativamente la proporción de fuentes renovables en su matriz energética, y la ampliación de la infraestructura digital continúan también siendo prioridades.

Related content