Reir en Alemania

El humor no es precisamente un punto fuerte de los alemanes. Al fin y al cabo reír no tiene nada que ver con la disciplina y la puntualidad, las virtudes que tanto apreciamos. Pero a veces no nos queda otra que reírnos, lo prueba un análisis muy serio.