Un proceso sin precedentes históricos

picture-alliance/ZB
Alemania está reunificada desde el 3 de octubre de 1990. La revolución pacífica de los habitantes de la RDA hizo caer el muro que dividía a Alemania entre el Este y el Oeste.

El 9 de noviembre de 1989, el día que cayó el Muro de Berlín, fue el momento culminante de un proceso casi revolucionario. Las ciudadanas y los ciudadanos de la RDA tuvieron un protagonismo muy destacado: en unos casos, porque trataron a toda costa de abandonar un Estado que les negaba la libertad de circulación y, mediante la ocupación de embajadas en países extranjeros, finalmente forzaron su salida; en otros, porque proclamaron a gritos su voluntad de permanecer en la RDA, pero siempre y cuando se introdujeran reformas sustanciales, algo que el régimen no podía consentir, so pena de precipitar su hundimiento. Presa de esa doble acometida, la RDA se desmoronó como un castillo de naipes en cuestión de meses y pese a las inmensas medidas de seguridad imperantes. Ello allanó el camino para superar la división de Alemania y alcanzar su reunificación el 3 de octubre de 1990.

En Alemania a comienzos del año 1989 apenas había nadie –ni en el Este ni en el Oeste– que siquiera barruntara que la celebración, ese mismo otoño, del cuadragésimo aniversario de la RDA sería la última, que el Muro de Berlín desaparecería de inmediato y que la Alemania dividida en dos Estados se (re)unificaría. Nadie intuyó que a la postre y como consecuencia de ello se disolverían las constelaciones políticas mundiales que venían marcando la política europea de posguerra desde hacía más de cuatro décadas. Las cosas sucedieron de manera muy distinta. De repente la historia, esa historia que en Europa se había movido a un ritmo cansino durante décadas, aceleró el paso y terminó por desbocarse. La velocidad del proceso desconcertó incluso a quienes no intervinieron directamente en el curso de los acontecimientos sino que fueron meros espectadores. El 12 de septiembre de 1990, solo diez meses después de la caída del Muro, la reunificación de Alemania se hizo posible en virtud del Tratado 2+4.

Por poco tiempo la Unidad Alemana, que constitucionalmente se consumó el 3 de octubre de 1990 mediante la adhesión de los cinco nuevos Estados Federados “al ámbito de aplicación de la Ley Fundamental de la República Federal de Alemania”, desembocó en una incontenible explosión de júbilo colectivo, alentada por la certeza de que los retos del proceso de reunificación podrían supe-rarse. Pero luego siguieron las “penalidades de la llanura” (Bertolt Brecht). Las dificultades que les causaría la unidad recién conquistada a muchos alemanes también fueron consecuencia de que ésta llegó cuando ya casi nadie la esperaba y los cambios se sucedieron a un ritmo al que no se estaba acostumbrado.

Herfried Münkler

Related content