Abanderada de la integración europea

union europea
union europea GettyImages/Echo
Alemania es uno de los Estados fundadores de la hoy Unión Europea y propugna firmemente la cohesión europea, máxime en tiempos de dificultad.

Ningún país de Europa tiene más vecinos que Alemania. Alemania comparte fronteras con nueve países, ocho de ellos Estados miembros de la Unión Europea (UE). La integración europea, una de las más notables historias de éxito político de las décadas pasadas, constituye para Alemania el fundamento de la paz, seguridad y prosperidad. Su desarrollo progresivo y su fortalecimiento, tanto más en tesituras complejas y a menudo marcadas por aires de crisis, sigue siendo la tarea primordial de la política exterior alemana. El histórico proyecto de la UE, iniciado a comienzos de la década de los 50, engloba hoy a más de 500 millones de ciudadanos de la Unión en 28 Estados miembros. La política europea de Alemania se ha confirmado como fuerza motriz a lo largo de todas las etapas de la integración europea y ha coadyuvado activamente a la convergencia de Europa tras el final del conflicto Este-Oeste. En el marco de la integración europea se creó el mayor mercado común del mundo, caracterizado por las cuatro libertades fundamentales formuladas en los Tratados de Roma de 1957: la libre circulación de mercancías entre los Estados miembros, la libertad de circulación de las personas, la libre circulación de servicios en el territorio de la UE y la libre circulación de capitales.

picture alliance/chromorange

La crisis financiera y de la deuda que estalló en 2008 planteó importantes desafíos a la integración europea. La unión bancaria, que establece estándares y mecanismos de control comunes para el sector financiero en la zona euro, fue por tanto uno de los objetivos esenciales de la política europea de Alemania. La defensa de la cohesión europea, máxime en tiempos de dificultad, cuenta con un amplio respaldo entre la población alemana. La dimensión y capacidad económica del mercado común europeo convierten a la UE en un actor central de la economía mundial. Solo en la zona euro se genera más de una quinta parte del PIB mundial (segunda posición, por detrás de los EE.UU.). Al mismo tiempo la zona euro es el principal importador y exportador de bienes y servicios del mundo. Para 2016 el FMI pronostica un crecimiento del 1,6%, en tanto que en 2013 el espacio económico se hallaba todavía en recesión. Siendo la economía más fuerte de la UE, Alemania asume una especial responsabilidad, particularmente en fases de transformación económica y social.

La amistad franco-alemana como motor de la integración europea

Tras la Segunda Guerra Mundial Francia y Alemania construyeron paralelamente a la integración europea una estrecha relación de asociación que hoy en día se considera modelo de reconciliación entre dos pueblos. En 1957 los dos países formaron parte del grupo de los seis miembros fundadores de la Comunidad Económica Europea (CEE), el núcleo de la actual UE. La amistad franco-alemana, consagrada en el Tratado del Elíseo de 1963, se sustenta en las estrechas relaciones existentes entre las sociedades civiles y en las numerosas instituciones binacionales. Ambos países mantienen una estrecha coordinación en los asuntos europeos y exteriores y contribuyen permanentemente al progreso de la política europea a través de iniciativas conjuntas.

Un elemento novedoso del proceso de la integración europea es la cooperación germano-polaca. La reconciliación con Polonia dio sus primeros frutos con la Ostpolitik (política del este) del canciller Federal Willy Brandt en la década de los 70, continuó con el reconocimiento de la frontera común mediante el Tratado 2+4 sobre los aspectos exteriores de la unidad alemana en 1990 y el tratado fronterizo concluido ese mismo año y se institucionalizó mediante del Tratado de Buena Vecindad entre Alemania y Polonia de 1991. Las relaciones de asociación con Francia y Polonia se aglutinan en el formato trilateral del llamado “Triángulo de Weimar”.

Mayor peso global a partir de la acción ­común europea

El Tratado de Lisboa de 2009 fortaleció la institucionalización de la Política Exterior y de Seguridad Común (PESC). La Alta Representante de la Unión para la Política Exterior y de Seguridad Común preside el Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores y es a la vez Vicepresidenta de la Comisión Europea. Desde 2014 ostenta este cargo la italiana Federica Mogherini. En los asuntos de la PESC le corresponde asimismo la representación exterior de la UE. En el desempeño de sus funciones la Alta Representante cuenta con la asistencia del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE), de reciente creación. Estas novedades institucionales han permitido a la UE reforzar notablemente su visibilidad y eficacia a escala internacional. También se ha avanzado en la gestión de crisis. Algunas misiones en el extranjero con participación alemana ya se realizan bajo la égida de la UE.

Las relaciones con los vecinos orientales y los países ribereños del Mediterráneo constituyen un componente esencial de la política exterior de la UE. En el marco de esta política de vecindad se concede atención creciente a los temas de la migración y la lucha antiterrorista. La inmigración irregular hacia Europa es un tema que afecta a toda Europa. En abril y junio de 2015 el Consejo Europeo aprobó un amplio paquete de medidas. Además del refuerzo del salvamento marítimo en el Mediterráneo y las medidas adoptadas para combatir el tráfico de seres humanos se aborda la lucha contra las causas del éxodo y la migración irregular en los países de origen y de tránsito en África y Oriente Próximo. La cuestión del reparto más equitativo de los peticionarios de asilo en la UE exige una solución solidaria sostenible. En 2014 las dos terceras partes de los refugiados fueron acogidos en cinco Estados miembros de la UE, con Alemania a la cabeza. Alemania es el país europeo que más refugiados procedentes de Siria ha acogido, en total más de 125.000. La solución alcanzada en el Consejo Europeo de junio de 2015, consistente en distribuir a los refugiados necesitados de protección entre los países de la Unión sobre la base de la voluntariedad, es un primer paso en esa dirección.

Related content