Protección de los derechos humanos

El Consejo de Derechos Humanos, con sede en Ginebra, es la principal institución de la ONU en el ámbito de los derechos humanos
El Consejo de Derechos Humanos, con sede en Ginebra, es la principal institución de la ONU en el ámbito de los derechos humanos EPA/Valentin Flauraud
El respeto de los derechos humanos está consagrado en la Constitución. Alemania también está comprometida con la protección de los derechos y libertades en todo el mundo.

“La dignidad humana es intangible. Respetarla y protegerla es obligación de todo poder público.” Este es el inequívoco mandato del Artículo 1 de la Ley Fundamental (Constitución), mediante el cual Alemania reconoce los “derechos humanos inviolables e inalienables como fundamento de toda comunidad humana, de la paz y de la justicia en el mundo”. Alemania cumple esta obligación igualmente en el plano de las relaciones exteriores. La protección y fortalecimiento de los derechos humanos juegan un papel especial en el contexto de la política exterior e internacional, porque frecuentemente las violaciones sistemáticas de los ­derechos humanos son el primer paso hacia un conflicto o crisis. Conjuntamente con sus socios de la UE y en cooperación con las Naciones Unidas (ONU) Alemania promueve la protección y desarrollo de los estándares de derechos humanos en todo el mundo.

Compromiso con las instituciones inter­nacionales de derechos humanos

Joachim Rücker
Joachim Rücker dpa/Salvatore Di Nolfi

Alemania es Estado contratante de los principales instrumentos de derechos humanos de la ONU y de sus protocolos adicionales (Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, Pacto Internacional de Derechos Sociales, Económicos y Culturales, Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial, Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, Convención contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, Convención sobre los Derechos del Niño, Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad, Convención Internacional para la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas). Los últimos instrumentos firmados por Alemania son el Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura y la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad; ambos están en vigor desde 2009. Alemania ha sido asimismo el primer Estado europeo en ratificar el Protocolo facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a un procedimiento de comunicaciones, que permite la presentación de denuncias individuales ante el Comité de los Derechos del Niño.

El Gobierno Federal promueve la protección contra la discriminación y el racismo, propugna la abolición de la pena de muerte en todo el mundo, defiende la participación política, la protección judicial efectiva y la libertad de religión y creencias, combate el tráfico de personas y apremia a que se materialicen el derecho a la vivienda y a agua potable y saneamiento. Casi 900 millones de personas carecen de acceso a agua limpia y segura. Alemania destina anualmente 400 millones de euros a proyectos dirigidos a cambiar esta situación. El acceso al agua, uno de los nuevos temas de derechos humanos, es objetivo prioritario de la cooperación alemana para el desarrollo en 27 países.

Desde 2012 Alemania es por segunda vez miembro del Consejo de Derechos Humanos (CDH) de la ONU, con sede en Ginebra (Suiza), y se p­ostula a la reelección para el período 2016 a 2018. En 2015 Alemania asumió por primera vez la presidencia, en la persona del Embajador Joachim Rücker, elegido por los 47 miembros del Consejo por un período de un año. El principal instrumento del CDH es el Examen Periódico Universal (EPU), en cuyo marco cada Estado miembro de la ONU informa sobre la implementación de sus obligaciones de derechos ­humanos y se somete a un escrutinio crítico. Alemania pasó el procedimiento en 2009 y 2013.

Alemania es uno de los países más activos en el Consejo de Europa, integrado por 47 Estados miembros. Con instrumentos como el Convenio Europeo de Derechos Humanos (CEDH), el Consejo de Europa contribuye al desarrollo de un espacio jurídico europeo común y vigila la observancia de las normas y valores democráticos en toda Europa.

Instrumentos de la política internacional de derechos humanos

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ­(TEDH), con sede en Estrasburgo (Francia), es una institución clave del Consejo de Europa para garantizar la vigencia efectiva de los derechos humanos en Europa. Todos los ciudadanos de los 47 Estados miembros del Consejo de Europa pueden acudir directamente al TEDH para presentar demanda por violaciones de los derechos protegidos en el CEDH. Alemania defiende expresamente que todos los Estados miembros del Consejo de Europa acepten y apliquen las resoluciones del TEDH, como corresponde a sus  obligaciones. La Corte Penal Internacional (CPI), con sede en La Haya (Países Bajos), a su vez es competente para juzgar los crímenes más graves de trascendencia internacional, como son los crímenes de guerra, lesa humanidad y genocidio. Alemania aboga por el reconocimiento universal de la CPI.

La Delegada del Gobierno Federal para la Política de Derechos Humanos y la Ayuda Humanitaria, Bärbel Kofler, está adscrito al Ministerio Federal de Relaciones Exteriores. Analiza la situación internacional, coordina las actividades de derechos humanos con otros organismos oficiales y asesora al Ministro Federal de Relaciones Exteriores. Desde 1998 la política alemana de derechos humanos es acompañada y controlada a nivel parlamentario por la Comisión para los Derechos Humanos y la Ayuda Humanitaria del Bundestag Alemán. En 2000 se creó el Instituto Alemán de Derechos Humanos, con sede en Berlín. Financiado con fondos públicos pero independiente en su labor de promoción y protección de los derechos humanos dentro y fuera de Alemania, opera como institución nacional de derechos humanos en consonancia con los Principios Relativos al Estatuto y Funcionamiento de las Instituciones Nacionales de Protección y Promoción de los Derechos Humanos (“Principios de París”).

Ayuda humanitaria en situaciones 
de emergencia

El Gobierno Federal asiste en todo el mundo a personas en situación o en riesgo de grave necesidad como consecuencia de desastres naturales, enfrentamientos bélicos u otros conflictos y crisis. La ayuda humanitaria se basa en los principios de humanidad, neutralidad, imparcialidad e independencia. El Gobierno Federal no presta esta ayuda de forma directa, sino que apoya proyectos idóneos de las organizaciones humanitarias de la ONU, el Movimiento de la Cruz Roja y la Media Luna Roja y organizaciones no gubernamentales alemanas. Solo en 2014 el Ministerio Federal de Relaciones Exteriores destinó más de 437 millones de euros a medidas de ayuda humanitaria.

La protección de los derechos humanos también es un importante campo de actuación de la ciberpolítica exterior. Las cuestiones relacionadas con la protección de datos personales y derechos individuales requieren respuestas urgentes. En 2013 y 2014 la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó sendas resoluciones sobre el derecho a la privacidad en la era digital a partir de una iniciativa conjunta germano-brasileña. Alemania entiende que los derechos humanos rigen tanto online como offline. En 2015 el Consejo de Derechos Humanos de la ONU adoptó una resolución en la que se autoriza la designación de un relator especial independiente sobre el derecho a la privacidad, el cual se encargará de informar anualmente sobre las violaciones y acompañará el debate internacional sobre la materia.

Related content