Estado social fuerte

Con el subsidio por hijos el Estado favorece a las familias, la oferta de servicios de educación preescolar se ha ampliado
Con el subsidio por hijos el Estado favorece a las familias, la oferta de servicios de educación preescolar se ha ampliado Vetta/Getty Images
Una tupida red de seguros obligatorios protege a los ciudadanos de las contingencias de la vida. La tradición de los sistemas de protección social se remonta al siglo XIX.

Alemania dispone de uno de los sistemas de seguridad social más completos. Como en otras democracias avanzadas, el gasto social constituye la mayor partida individual del gasto público. En 2014 se destinaron al gasto social público cerca de 849.000 millones de euros, lo que equivale al 29% del Producto Interior Bruto (PIB). Los sistemas de seguridad social del Estado del bienestar tienen una larga tradición, que se remonta a la época de la industrialización de Alemania en la segunda mitad del siglo XIX, y se asocian a la figura del Canciller Imperial Otto von Bismarck. Bajo Bismarck se implantó en 1883 en primer lugar el seguro de enfermedad obligatorio para los obreros; la legislación social, ampliada en los años subsiguientes, estuvo en el origen de la orientación hacia el Estado social. El principio del Estado social se consagraría en el artículo 20, apartado 1, y el artículo 28 de la Ley Fundamental (Constitución) de la República Federal de Alemania. Su plasmación efectiva requiere en cada momento una negociación dinámica entre política y sociedad; sobre todo el cambio demográfico hace necesarios ajustes.

Red social para proteger de las contingencias de la vida

dpa/Sebastian Gollnow

Hoy en día existe una tupida red de seguros obligatorios de enfermedad, pensiones, accidentes, dependencia y desempleo que protegen a los ciudadanos de las contingencias de la vida. Además, el sistema de protección social se completa con una prestación asistencial básica para jubilados sin recursos y personas con incapacidad laboral permanente, así como prestaciones financiadas con impuestos, como la llamada compensación de cargas familiares (subsidio por hijos a cargo, deducciones fiscales). Tras el último aumento introducido en 2015, las familias perciben 188 euros mensuales por el primer y segundo hijo respectivamente, 194 euros por el tercero y 219 euros a partir del cuarto.

El paquete de pensiones en vigor desde 2014 mejora sobre todo la situación de los mayores. La reforma implantó por ejemplo la jubilación sin recortes a los 63 años en determinados casos y una pensión complementaria para las madres, la cual se entiende como un reconocimiento al esfuerzo de criar a los hijos. Las mujeres que tuvieron y criaron hijos antes de 1992 no disponían de las facilidades que tienen hoy los progenitores para llevar a sus hijos a centros de educación infantil y, en consecuencia, disfrutaron de menos oportunidades en el mercado laboral. Su dedicación a la crianza de los hijos se reconoce con la pensión en cuestión. Unos 9,5 millones de mujeres (y unos pocos hombres) perciben desde julio de 2014 más de 300 euros por hijo y año, que se suman a la pensión correspondiente. A su vez, desde el 
1 de julio de 2014 los trabajadores que hayan ­cotizado un mínimo de 45 años pueden jubilarse sin recortes a los 63 años. Durante el primer año desde la implantación de la nueva normativa han optado por esta fórmula unos 280.000 trabajadores. El Instituto de Investigación del Mercado Laboral y Profesional (IAB) estima que de aquí a finales de 2018 se presentarán más de 560.000 solicitudes.

En Alemania el seguro de enfermedad es obligatorio. La atención médica está garantizada.

Related content