Ciencia interconectada

Investigar en equipos internacionales está a la orden del día en las universidades e institutos científicos alemanes
Investigar en equipos internacionales está a la orden del día en las universidades e institutos científicos alemanes Thomas Koehler/Photothek via Getty Images
El panorama investigador alemán tiene orientación internacional, cuenta con buenas redes y está abierto a científicos de fuera.

La globalización también supone nuevos retos para el panorama científico alemán. La capacidad de interconexión del saber y los científicos juega un papel esencial en este ámbito, en el que Alemania se ha sabido posicionar con éxito. Hoy por hoy casi la mitad de las publicaciones científicas de las y los investigadores son fruto de cooperaciones internacionales. Según cálculos del informe “Wissenschaft Weltoffen 2015”, los 399 centros de educación superior del país cuentan con 38.094 colaboradores científicos y artísticos extranjeros, incluidos 2.886 catedráticas y catedráticos; esta cifra representa el 10% del número total de empleados. Desde 2006 el personal científico extranjero ha aumentado en 74 puntos porcentuales, el número de catedráticos en un 46%. En ello ha incidido también la reciente introducción de procedimientos de visado simplificados para científicos de países no miembros de la UE.

dpa/Hirschberger

Igualmente positiva es la evolución del número de investigadores extranjeros que reciben ayudas para localizar su actividad en Alemania. Los principales países de procedencia de los en total 56.310 expertos actuales son Rusia, China, la India, los EE.UU. e Italia. En muchos casos los establecimientos de educación superior y los institutos de ­investigación disponen de centros de bienvenida que ayudan a los científicos inter­nacionales a familiarizarse con su nuevo ­entorno. También las permanencias temporales se consideran un activo, por cuanto una vez de regreso en sus países los investigadores son interlocutores naturales para formar redes e impulsar nuevos proyectos de cooperación.

La infraestructura investigadora de Alemania atrae a muchos científicos de otros países, entre otras cosas por la posibilidad de trabajar con equipos de gran porte únicos en su género. Solo la Asociación Helmholtz ­tiene unos 50 grandes equipamientos de investigación en las más diversas áreas. Numerosos científicos extranjeros de primera fila se incorporan a las universidades alemanas a través de la Cátedra Humboldt, el premio de investigación mejor dotado de Alemania (cinco millones de euros), que otorga la Fundación Humboldt.

17.686 científicos alemanes desarrollan su labor en otros países con el apoyo de entidades como la Fundación Alemana para la Investigación Científica (DFG), las Acciones Marie Curie de la UE y, sobre todo, el DAAD, la mayor organización del mundo para la promoción del intercambio de estudiantes y científicos; casi dos tercios de los científicos patrocinados son becarios del DAAD.

Alemania quiere ampliar y profundizar la cooperación científica internacional y a la vez elevarla a un nivel superior. En 2014 el Ministerio Federal de Educación e Investigación (BMBF) aprobó a tal fin un “Plan de Acción sobre Cooperación Internacional”.

Reorientación sustantiva de la Estrategia de Internacionalización

Sobre esta base se reorientará y actualizará la Estrategia de Internacionalización de la Ciencia y la Investigación puesta en marcha en 2008. Entre los cambios que han de abordarse destaca el desarrollo del Espacio Europeo de Investigación (EEI) de la Unión Europea, cuya profundización Alemania apoya con empeño, porque establece la libre circulación de investigadores y ofrece un marco para intercambiar libremente conocimientos científicos y tecnologías. El Plan de Acción esboza asimismo el perfil de las futuras cooperaciones con países en desarrollo y emergentes y explica cómo puede Alemania fortalecer su contribución a la solución de retos globales.

Related content