Diálogo cultural

Viejos manuscritos de Tombuctú (Malí) son conservados y analizados con fondos del Ministerio de RR. EE.
Viejos manuscritos de Tombuctú (Malí) son conservados y analizados con fondos del Ministerio de RR. EE. picture-alliance/abacapress
Con programas de intercambio y conservación cultural, la Política Cultural y Educativa Exterior desarrolla una buena base para las relaciones con otros países.

La Política Cultural y Educativa Exterior es, junto con la diplomacia clásica y la política de comercio exterior, el tercer pilar de la política exterior alemana. Entre sus objetivos se cuentan, además del intercambio y la cooperación en las áreas de la cultura, la educación y la ciencia, desarrollar una buena base para las relaciones con otros países y posibilitar el diálogo entre seres humanos. La Política Cultural y Educativa Exterior abre así sendas para la comprensión mutua: una importante base para una política que aboga por el equilibrio pacífico de intereses. Otros objetivos de la Política Cultural y Educativa Exterior son el fomento del idioma alemán en el mundo, hacer conocer a Alemania como país con una exitosa y variada escena cultural y transmitir en el exterior una imagen contemporánea de Alemania. ­Entre las iniciativas concretas se cuentan el fomento de programas culturales, tales como exposiciones, representaciones de teatro alemán, fomento de la literatura y el cine, proyectos de diálogo con el mundo islámico y “kulturweit”, una oferta a través de la cual jóvenes de Alemania pueden desarrollar actividades como voluntarios en el exterior.

La base de los programas y proyectos es un amplio concepto de cultura

picture alliance/Pascal Deloche/Godong

El Ministerio de Relaciones Exteriores implementa él mismo solo una pequeña parte de su política cultural, poniendo las tareas en manos sobre todo de organizaciones de enlace de derecho privado con diferentes prioridades, tales como el Goethe-Institut, el Instituto de Relaciones Culturales con el Extranjero (ifa), el Servicio Alemán de Intercambio Académico 
(DAAD), la Comisión Alemana para la UNESCO y la Fundación Alexander von Humboldt 
(con respecto a la Política Educativa Exterior véase el capítulo “Educación & Saber”). Las actividades de las organizaciones culturales de enlace son definidas a través de acuerdos de 
objetivos, pero tienen mano libre en cuanto 
al diseño de los programas y proyectos. El Goethe-Institut está presente en 98 países con 159 institutos, fomenta el aprendizaje del alemán en el exterior y cultiva la cooperación 
cultural internacional. El ifa se dedica sobre 
todo al diálogo cultural, organizando exposiciones y conferencias. Las principales tendencias en el diálogo cultural son ofertas digitales culturales y de enlace y las nuevas posibilidades de participación interactiva. En todos los proyectos, la Política Cultural y Educativa Exterior pone énfasis desde los años 1970 en un concepto de cultura vasto y no elitista, que no reduzca la “cultura” al “arte”.

Pero no se trata solo de cultura alemana. El Programa de Conservación Cultural apoya la conservación de importantes bienes culturales históricos en el exterior. En ese marco, el Ministerio de Relaciones Exteriores apoyó de 1981 a 2015 más 2.700 proyectos en 144 países, entre ellos la conservación de los manuscritos de Tombuctú, en Malí; la creación de registros culturales digitales para Siria; la digitalización de la música tradicional en Camerún y el aseguramiento del Gran Pabellón de Karakórum, en Mongolia.

Related content