Formas de vida plurales

La familia se valora mucho, no solo las madres sino entre tanto también muchos padres toman el permiso parental
La familia se valora mucho, no solo las madres sino entre tanto también muchos padres toman el permiso parental Sean Gallup/Getty Images
La sociedad alemana está marcada por nuevas formas de convivencia. La conciliación de la vida laboral y familiar se fomenta sistemáticamente.

Incluso en el mundo individualizado y altamente móvil del siglo XXI la familia sigue teniendo una importancia esencial. Para nueve de cada diez alemanes la familia sigue siendo la institución social más importante y el principal grupo de referencia. Al mismo tiempo está cambiando la percepción de la familia típica. Solo la mitad de los habitantes de Alemania sigue viviendo en familia. A pesar del retroceso de las estructuras familiares tradicionales, en 2014 los matrimonios con hijos menores representaban la forma de familia más frecuente con un 69%. La cifra de matrimonios tiende a disminuir, en 2013 se situó en 373.600. Algo más de uno de cada tres matrimonios se divorcia. La duración media de los matrimonios divorciados en 2013 fue de catorce años y ocho meses. El número de matrimonios entre alemanes y extranjeros rondó los 44.000.

picture alliance/Christian Ohde

Se observa un notable aumento del número de parejas de hecho con hijos. Entre 1996 y 2013 se duplicó su porcentaje sobre la cifra actual de 8,1 millones de familias; una de cada diez parejas con hijos no está casada. Las familias monoparentales son la forma de familia que más está creciendo, entre tanto representan la quinta parte de todas las formas de agrupación familiar entre progenitores e hijos: el 90% de los 1,64 millones de cabezas de familias monoparentales son mujeres. En muchos casos las familias monoparentales sufren un elevado riesgo de pobreza, el 40% percibe prestaciones asistenciales estatales.

Entre las formas de vida que están ganando en importancia aparecen las uniones homosexuales. En 2013 se contaban en Alemania 78.000 parejas de hecho homosexuales, un tercio más que diez años antes. Aproximadamente 35.000 de estas parejas viven en uniones registradas, es decir, están inscritas en un registro de uniones de hecho homosexuales, posibilidad implantada en 2001 para asegurarles sus derechos ante la ley.

A la vez que surgen nuevas formas de convivencia, aumenta el número de personas que viven solas. El 41% de los hogares son hogares unipersonales, 16,5 millones de personas viven solas. Esta evolución por un lado es consecuencia del cambio demográfico, que hace aumentar el número de personas mayores solas, y por otro de la cifra creciente de jóvenes que no viven en pareja.

Ayuda sistemática a las familias por medio de los permisos y subsidios parentales

Los cambios se extienden a las estructuras intrafamiliares. Las relaciones intergeneracionales entre padres e hijos suelen ser buenas y en general no están marcadas por pautas educativas inveteradas o autoritarias sino por el entendimiento participativo y la reciprocidad igualitaria, por el afecto, el respaldo y una educación para la autonomía personal. El número de madres trabajadoras ha aumentado a más del 66% (2006: 61%). Pero más del 70% de las mujeres ocupadas con hijos a su cargo trabajan a tiempo parcial, sobre todo si los hijos están en edad preescolar; en cambio, solo el 5% de los padres ocupados trabaja a tiempo parcial. En 2014 la tasa de empleo femenino se situó en Alemania en el 73,1%, el segundo mayor porcentaje de la UE, muy por encima de la media comunitaria (62,3%). El permiso parental para la crianza de los hijos implantado en 2007 tiene como meta conciliar mejor la formación de una familia con la carrera laboral. Es uno de los numerosos instrumentos estatales para fortalecer a los padres y propiciar una sociedad favorable a la familia. Ambos progenitores pueden dejar de trabajar un máximo de hasta tres años. Durante el permiso perciben por un máximo de hasta 14 meses un subsidio parental, equivalente al 67% del último sueldo o salario netos (como mínimo 300 euros y como máximo 1.800 euros), para asegurar el sustento de la familia.

El 75% de los alemanes considera positivo el sistema del subsidio parental y casi todos los padres y madres se acogen a él, aunque cuatro de cada cinco padres solo opten por el período mínimo de dos meses. Fundamentalmente siguen siendo las madres quienes más tiempo se dedican a criar a los hijos en casa desde su nacimiento. Con el subsidio parental Plus introducido en 2015 se trata de incentivar que la mujeres retornen antes al ejercicio laboral. Los padres y madres que trabajan a tiempo parcial perciben ayudas económicas durante un máximo de hasta 28 meses.

Desde el 1 de agosto de 2013 todos los niños tienen tras el primer año de vida un derecho legalmente reconocido a obtener una plaza en un centro de educación infantil o recibir atención maternal. Entre tanto uno de cada tres niños menores de tres años (en 2015 un total de 694.500 niños) es atendido en una de las 54.000 escuelas infantiles (guarderías o “Kitas” por su abreviatura en alemán) o por una de las 44.000 niñeras profesionales (“madres de día”) con que cuenta el sistema. Desde 2006 el número de plazas para menores de tres años se ha más que duplicado.

El permiso parental, el subsidio parental y las mejores condiciones marco para la educación infantil temprana y preescolar contribuyen a reforzar la igualdad de la mujer consagrada en la ley Fundamental. En tanto que en el ámbito de la educación las mujeres jóvenes no solo han alcanzado sino en parte también adelantado a los hombre jóvenes (2014: 54,4% de mujeres con grado de acceso a la universidad, 48,7% de mujeres entre los alumnos de primer curso de las carreras superiores en 2014/2015), siguen existiendo diferencias de remuneración y desigualdad de oportunidades para avanzar profesionalmente entre hombres y mujeres: el sueldo medio de las mujeres empleadas a tiempo completo solo ronda el 78% de los sueldos de los hombres. Las mujeres siguen estando infrarrepresentadas en las posiciones directivas. Según un estudio del Instituto Alemán de Investigación Económica (DIW), solo 47 de los 877 cargos directivos de las 200 empresas líderes del país están ocupados por mujeres.

Desde 2015 rige tanto en el sector privado como en la administración pública la Ley de participación igualitaria de mujeres y hombres en posiciones directivas, que entre otras cosas establece la obligación de ocupar con mujeres el 30% de los cargos directivos en los consejos de vigilancia de las empresas cotizadas en Bolsa. Otras 3.500 empresas deberán fijar en adelante objetivos vinculantes para incrementar la cuota de mujeres en posiciones directivas. En cambio, es de destacar la evolución positiva del porcentaje de mujeres en el Bundestag, que actualmente se sitúa en el 36,5%.

La inclusión, importante tarea social

El Gobierno Federal quiere lograr la igualdad de oportunidades asimismo para las personas con discapacidad. La meta es una sociedad inclusiva en la cual todos puedan participar en todas partes: en la escuela, en el trabajo, en el tiempo libre. Para alcanzar esta meta es necesaria una accesibilidad universal, debiéndose eliminar tanto las barreras físicas en los edificios o las calles como los obstáculos a nivel social, por ejemplo para acceder al mercado de trabajo. En 2007 Alemania fue uno de los primeros países en firmar la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad. Un plan de acción nacional regula la implementación. Entre otras cosas prevé potenciar la incorporación de los jóvenes con discapacidad grave al mundo laboral mediante una amplia gama de medidas específicas. Más allá del plan de acción se impulsará una ley federal de participación para poder adaptar las ayudas a las personas con discapacidad aún más en función de la situación vital individual.

Otro grupo cuyas necesidades y potenciales tiene muy en cuenta el Gobierno Federal son las personas mayores. En Alemania 17 millones de personas tienen 65 o más años. Los mayores son un tesoro de experiencia para la sociedad. Sus formas de vida también se han diversificado y han ido cambiando; hoy en día los mayores en general son mucho más activos que antaño. Con frecuencia siguen integrados en el mercado laboral. Las 450 casas multigeneracionales repartidas por el país ofrecen un lugar de vida y encuentro a personas de distintas edades, promoviendo un intenso diálogo intergeneracional.

Related content