Gestionar proactivamente la inmigración

En Alemania viven 16,4 millones de personas con trasfondo migratorio
En Alemania viven 16,4 millones de personas con trasfondo migratorio Martin Stoever/Bongarts/Getty Images
Alemania se ha convertido en uno de los países que más inmigrantes atrae, la integración es un tema importante. 16,4 millones de personas tienen origen inmigrante.

Alemania se ha convertido en uno de los principales países de destino de la inmigración a nivel mundial. Según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos ­(OCDE), en 2014 Alemania fue, por detrás de los EE.UU., el destino más solicitado por los inmigrantes. En ninguno de los 34 países de la OCDE la inmigración ha crecido tanto como en Alemania durante los últimos años. Desde la reunificación del país en 1990 han ingresado a Alemania 21 millones de personas, frente a solo 16 millones de traslados al extranjero. En 2013 inmigraron a Alemania 1,2 millones de personas, la mayor cifra desde 1993, lo que arrojó un balance migratorio positivo de 437.000 personas durante ese año.

dpa/Julian Stratenschulte

En total viven en Alemania 7,2 millones de ­extranjeros, si bien unos 16,4 millones de habitantes tienen “trasfondo migratorio”; este grupo, en el cual se incluyen, junto a los extranjeros y las personas naturalizadas, los alemanes ­inmigrados a la República Federal desde 1949 y los alemanes nacidos en Alemania con por lo menos un progenitor inmigrado o extranjero nacido en Alemania, representa casi el 20% de la población total; de ellos unos 10,5 millones a su vez son inmigrados. Más de las tres cuartas partes de los inmigrantes proceden de otros países europeos. Según el Informe sobre Migración, en 2013 la mayor parte de los inmigrantes llegó de Polonia y Rumania. La minoría étnica más importante de Alemania está constituida por los casi tres millones de personas de origen turco (incluidos 1,3 millones de nacionales alemanes). Muchos “emigrantes” de la primera generación que se trasladaron a Alemania en virtud del Acuerdo celebrado con Turquía en 1961 para atraer mano de obra eran trabajadores no calificados. Hoy en día la inmigración de origen turco incluye estudiantes universitarios, empresarios y trabajadores altamente especializados. Otro grupo numeroso procede de la antigua Yugoslavia o sus Estados sucesores. Actualmente el 56% de las personas con trasfondo migratorio tiene pasaporte alemán. En 2014 obtuvieron la nacionalidad alemana 108.420 extranjeros. Los aproximadamente 4,5 millones de personas de origen alemán llegadas de los Estados sucesores de la URSS constituyen el mayor grupo de inmigrados.

Los migrantes contribuyen de forma significativa al desarrollo social y económico de Alemania. El Gobierno Federal tiene el propósito de facilitar una mayor inmigración, entre otras ­cosas para contrarrestar la falta de especialistas resultante del cambio demográfico. Según un estudio de la Fundación Bertelsmann, para 2050 la población alemana en edad laboral caerá de los 45 millones actuales a menos de 29 millones. Si no aumenta la inmigración, se incrementa la presión sobre los sistemas de seguridad social. El régimen de pensiones es el ejemplo más destacado del pacto intergeneracional, consistente en que los trabajadores actuales financian mediante sus cotizaciones las pensiones de la generación de los jubilados, con la expectativa de que, llegada su propia jubilación, la siguiente generación ­activa a su vez cotice a la seguridad social para abonarles sus pensiones. La creciente demanda de especialistas en Alemania atrae a un mayor número de migrantes calificados. El porcentaje de titulados superiores entre los nuevos inmigrantes supera la media de graduados universitarios en la población alemana.

La tarjeta azul UE (Blue Card) es un permiso de residencia de la Unión Europea para profesionales universitarios y otros trabajadores altamente calificados de países no comunitarios que facilita el acceso al mercado de trabajo alemán. Está previsto sistematizar en una nueva ley específica las normativas vigentes en materia de inmigración.

La integración como tarea primordial de la política de migración

Con la reforma del régimen de nacionalidad en 2014 se introdujo la doble nacionalidad, al suprimirse para los hijos de padres extranjeros nacidos y criados en Alemania después de 1990 la obligación de optar por una nacionalidad antes de cumplir los 23 años de edad.

Los migrantes están cada vez mejor integrados en Alemania. Desde 2007 el porcentaje de empleo de los migrantes ha aumentado cinco puntos, lo cual supone el mayor incremento dentro de la OCDE. Sin embargo, siguen existiendo carencias ostensibles, sobre todo en el ámbito de la educación. Un problema es el elevado porcentaje de jóvenes de origen extranjero que no dominan suficientemente la lengua. Más del 30% de los adultos extranjeros con edades comprendidas entre los 20 y 29 años no alcanzan una calificación laboral. Un objetivo importante del Gobierno Federal es aumentar la participación de estas personas en la educación.

Otra tarea específica de la política de migración e integración es la protección de los re­fugiados. La Ley Fundamental (Constitución) protege a los perseguidos políticos reconociéndoles un derecho fundamental de asilo. Con ello Alemania reafirmó su responsabilidad histórica y humanitaria. Últimamente el número de personas en busca de protección ha aumentado considerablemente. En 2004 solicitaron asilo unas 50.000 personas, en 
2014 más de 200.000. Como consecuencia 
del flujo incesante de refugiados procedentes de los territorios en guerra y regiones en crisis de Siria, Irak y Afganistán, se estima que hasta finales de 2015 la Oficina Federal de Migración y Refugiados (BAMF) registrará entre 800.000 
y un millón de solicitudes de asilo. Alemania hace frente a este reto y al mismo tiempo 
aboga por una solución europea solidaria de 
la cuestión de los refugiados.

Related content