Fachadas chillonas y 
tonos críticos

Street Art
Street Art dpa/Wolfram Steinberg
Los street artists y músicos de hip-hop dicen lo que piensan con gracia y seriedad a la vez.

Da igual qué ciudad alemana visites, en todas partes te encontrarás grafitis en las paredes y las estaciones de metro, yarn bombing en las farolas, papeleras con ojos de monstruo de las galletas, barreras antirruido pintadas con pulverizador. Los artistas urbanos convierten el espacio público en super­ficies de exposición. Claro que no está permitido pintar sin más una pared, pero entre tanto hasta las autoridades municipales encargan obras a los artistas urbanos para darle un aire renovado a la ciudad. Legales o ilegales, las ideas de los street artists son inclasificables y espontáneas. Y a menudo denuncian injusticias, o dicen lo que no les cuadra.

La crítica social también es un tema en la escena musical. La mayoría de las estrellas del hip-hop y del rap no se parecen en nada a sus modelos norteamericanos. El rap alemán, representado por Cro, Die Fantastischen Vier, Fettes Brot o los legendarios Söhne Mannheims con su líder Xavier Naidoo, es divertido, juega con el idioma y va de buen rollo. Muchos raperos, incluidos los de origen extranjero, casi siempre escriben sus letras en alemán. A la gente joven cada vez le gusta más la música en alemán: en junio de 2015 por primera vez en la historia de las listas de éxitos el top ten lo coparon álbumes de estrellas de la canción en alemán.

Related content