Tecnologías verdes, nuevas formas de movilidad

picture alliance/dpa/Inga Wagner
En Alemania, hasta 2022 se desconectarán todas las centrales nucleares. En su lugar se usarán energías renovables.

Si vas de viaje por Alemania, seguramente notarás que hay muchos parques eólicos. Más de un cuarto de la electricidad proviene hoy de energías renovables. En las ciudades hay también cada vez más estaciones de recarga eléctrica. El objetivo es que aumente el número de vehículos eléctricos. El Gobierno quiere que hasta el 2020 circulen en Alemania aproximadamente un millón de autos eléctricos. Con ello se aspira a reducir aún más las emisiones de anhídrido carbónico, que daña el medio ambiente.

La energía eólica y la movilidad eléctrica son importantes componentes de la transición energética. Alemania es el primer gran país industrializado que decidió abandonar la energía atómica. Hasta el 2022 dejarán de funcionar paulatinamente todas las centrales nucleares. En su lugar se expandirán las energías renovables y se aumentará la eficiencia energética. Cada vez más electricidad se obtiene de fuentes renovables: energías eólica, de biomasa, fotovoltaica, hidráulica y de residuos hogareños. Hasta el 2025, del 40 al 45 por ciento de la corriente provendrá de fuentes renovables. Con la sostenibilidad energética, Alemania realiza una importante contribución para alcanzar los objetivos de protección climática de las Naciones Unidas.

Related content