Alemania abierta

Los jóvenes tienen muchas posibilidades de participación
Los jóvenes tienen muchas posibilidades de participación Tara Moore/Getty Images/The Image Bank
Derechos, obligaciones, voluntariado: quien vive en Alemania puede decidir libremente cómo quiere vivir. La gente tiene muchas posibilidades de contribuir a dar forma al país.

Alemania es un país liberal y democrático. Hombres y mujeres tienen los mismos derechos. En un Estado de derecho, todos los habitantes –y el Estado– deben respetar las leyes. Qué opinión tienes o qué confesión profesas no desempeña papel alguno: la Constitución garantiza a todos esos derechos. También la sociedad civil da su impronta a Alemania. Millones de jóvenes desarrollan actividades en su tiempo libre ya sea en asociaciones, instituciones eclesiásticas o políticas o en organizaciones no gubernamentales.

Alemania es un país de inmigración. Desde los años 1960 vienen al país personas a trabajar y vivir. Para personas cualificadas existen numerosas posibilidades de inmigración. Uno de cada cinco habitantes de Alemania tiene ascendencia migratoria. En la Constitución está anclado que los perseguidos gozan de derecho de asilo. En 2015 llegaron a Alemania numerosos refugiados. En muchas ciudades, voluntarios prestaron ayuda a los recién llegados de regiones en guerra o crisis. En el debate sobre refugiados e inmigrantes se constataron, sin embargo, también tendencias xenófobas.

Related content