Abierto a nuevos ciudadanos

Los jóvenes con experiencia migratoria tienen a menudo menos chances, el Gobierno quiere cambiarlo
Los jóvenes con experiencia migratoria tienen a menudo menos chances, el Gobierno quiere cambiarlo Thomas Trutschel/Photothek via Getty Images
En Alemania viven cada vez más personas con experiencias migratorias, muchos programas los apoyan para su integración.

En Alemania viven 81,2 millones de personas, de las cuales 16,4 millones son inmigrantes o descendientes de inmigrantes. Es más de una persona de cada cinco. Más de la mitad de las personas con ascendencia migratoria tiene ya un pasaporte alemán. Desde el año 2000, hijos de padres extranjeros obtienen, si nacen en Alemania, además de la nacionalidad de sus padres también la nacionalidad alemana, si sus progenitores tienen residencia legal en Alemania desde hace ocho años. Desde fines de 2014 tampoco deben decidirse por una de las dos nacionalidades, si crecen en Alemania. La “doble ciudadanía” es un ejemplo de cómo Alemania integra a personas con ascendencia migratoria y reconoce la pluralidad. El Estado fomenta la igualdad de posibilidades. La “Ley General de Igualdad de Trato”, por ejemplo, tiene como objetivo impedir discriminaciones. Una mayor aceptación de la inmigración es importante, según el Estudio Shell sobre la Juventud 2015. Así dijo el 15 por ciento de los jóvenes. En comparación: en 2006 había sido solo el 5 por ciento.

Mucho se ha logrado ya en el tema de la inmigración, pero hay que hacer más. Es necesario mejorar las posibilidades en la escuela y la cualificación profesional para los jóvenes. Jóvenes con ascendencia migratoria tienen a menudo menos chances que otros de su misma edad. Quienes hablan y escriben alemán con deficiencias están en desventaja en el mercado laboral. Las estadísticas dicen: más del 30 por ciento de los jóvenes extranjeros de entre 20 y 29 años de edad no terminan ninguna cualificación profesional. También hacen menos el bachillerato (13 por ciento) que jóvenes alemanes (34 por ciento). El dominio del alemán es clave para la integración y el éxito. Por eso, ahora ya en los jardines de infante se realizan pruebas de idioma y se ofrece apoyo para mejorar los conocimientos de idioma. Más de dos tercios de los inmigrantes se sienten a gusto en Alemania. La mayoría se siente parte de la sociedad alemana (58 por ciento). Solo el 5 por ciento no se siente parte de ella. Más de la mitad de los inmigrantes desean que sus hijos crezcan en Alemania. Ven su futuro en el país. Así lo constató el Instituto de Sondeos de Opinión Allensbach.

Related content