Perspectivas laborales

La mitad de los estudiantes son mujeres, pero estas no están suficientemente representadas en posiciones de dirección
La mitad de los estudiantes son mujeres, pero estas no están suficientemente representadas en posiciones de dirección Thomas Koehler/Photothek via Getty Images
La igualdad de derechos está anclada en la Constitución, pero la igualdad de posibilidades sigue siendo igual una tarea pendiente.

Mujeres y hombres son iguales ante la ley en Alemania. Pero la realidad fue otra durante mucho tiempo. Varias generaciones de mujeres lucharon desde los años 1960 por igualdad de derechos y emancipación. Muchos obstáculos que dificultaban a mujeres y muchachas una vida autodeterminada han sido eliminados. Un ejemplo: hoy logran hacer el bachillerato en Alemania tantas muchachas como muchachos. Algo similar sucede en las universidades: la mitad de los estudiantes son mujeres.

No tanto equilibrio entre mujeres y hombres se registra en cuando a la elección de los estudios y las posibilidades de cualificacion profesional. Los jóvenes están tradicionalmente más representados en las disciplinas STEM: ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas. Pero por lo menos hoy el 29 por ciento de los estudiantes de las disciplinas STEM son mujeres; en medicina, el 65  por ciento y en veterinaria, incluso el 85 por ciento. Otro ejemplo: de los 5.500 pilotos del Grupo Lufthansa, solo 300 son mujeres.

A pesar de que cada vez más mujeres ­trabajan en profesiones académicas, los hombres tienen las mejores posibilidades de ascender. Cuanto más arriba en la escala profesional, menos mujeres. En los consejos de vigilancia –que controlan a los directorios– de las empresas cotizadas en bolsa, en junio de 2015 solo el 21,4 por ciento eran mujeres. Pero el Gobierno quiere que eso cambie: los consejos de vigilancia de empresas cotizadas en bolsa deben estar conformados a partir de 2016 en por lo menos un 30 por ciento por mujeres. Si las empresas no encuentran ninguna mujer para el cargo, este queda vacante.

Además de esa cuota de mujeres hay otras regulaciones para lograr una mayor igualdad de posibilidades en el mercado laboral. Una cuota fomenta la integración de minusválidos: empresas con más de 20 empleados deben reservar por lo menos un cinco por ciento de los puestos de trabajo para personas con minusvalías graves.

Related content