Vivir en un mundo en red

Siempre online: tuitear, chatear y surfear es para la mayoría parte de la vida cotidiana
Siempre online: tuitear, chatear y surfear es para la mayoría parte de la vida cotidiana Timothy Fadek/laif
Las grandes ciudades ejercen una particular atracción sobre los jóvenes.

Modernas metrópolis, montañas nevadas para practicar esquí, olas ideales para hacer surfing y una excelente red de transporte: en Alemania hay mucho para descubrir y gozar de la vida. Sobre todo las grandes ciudades atraen a numerosos jóvenes. Aunque “grande” es relativo. Solo cuatro ciudades alemanas tienen más de un millón de habitantes: Berlín, Hamburgo, Múnich y Colonia. Los jóvenes creativos se concentran sobre todo en Berlín. Pero el cosmopolitismo se experimenta también en ciudades algo más pequeñas, tales como Fráncfort del Meno, Leipzig y Düsseldorf.

Que amigos, vecinos o colegas tengan un apellido turco, polaco o italiano es absolutamente normal. Las posibilidades de salir de fiesta abundan. Toda ciudad tiene sus zonas y locales destacados. Quien prefiere la comida vegetariana o vegana encuentra fácilmente la oferta adecuada. Gimnasios y clubes de fitness están abiertos a menudo las 24 horas del día. También las tiendas tienen largos horarios de apertura. Para las distancias cortas en la ciudad es ideal usar la bicicleta. En muchas ciudades, los jóvenes dan la espalda al auto y optan cada vez más por las dos ruedas. En ciudades universitarias, como Münster y Heidelberg, ya existen aparcamientos cerrados para bicicletas. Quien necesita un auto de vez en cuando puede recurrir al sistema de vehículos compartidos.

La economía compartida es una de las característica centrales de la “generación Z”. El lema es: no se necesita ser propietario de todo, también puede compartirse. Por eso, las tecnologías digitales ocupan un lugar central en la vida diaria. WhatsApp, Facebook, Instagram, Twitter: la mayoría de los jóvenes participan en las redes sociales. El 80 por ciento interactúa en las redes diariamente o varias veces a la semana. Pero uno de cada tres jóvenes ve también peligros en ello: el 76 por ciento teme un aumento del estrés debido a la creciente digitalización. Y un 74 por ciento ve amenazada su esfera privada, según un estudio de YouGov de 2014.

Related content