Reformas de éxito

El Gobierno Federal se reúne todos los miércoles a las 9.30 horas bajo la presidencia de la Canciller Federal Merkel
El Gobierno Federal se reúne todos los miércoles a las 9.30 horas bajo la presidencia de la Canciller Federal Merkel Maurizio Gambarini/dpa
La Republica Federal de Alemania es una democracia viva, basada en valores, con un panorama político multiforme.

Transcurridos 25 años desde la reunificación, Alemania es un Estado basado en valores, democrático, económicamente pujante y abierto al mundo. El panorama político es multiforme; los partidos democráticos compiten desde el respeto recíproco y se coaligan a distintos niveles políticos. Desde las elecciones al 18.o Bundestag Alemán (2013) el país es gobernado por una coalición entre la CDU/CSU y el SPD, popularmente conocida como Gran Coalición porque reúne a las dos principales fuerzas del sistema de partidos alemán. De los 630 escaños del Bundestag, 503 corresponden a los diputados de la coalición de gobierno (CDU/CSU 310, SPD 193). La oposición parlamentaria, formada por La Izquierda (64 diputados) y Alianza 90/Los Verdes (63 diputados), solo suma 127 escaños, la cifra más baja desde hace más de 40 años. La Canciller Federal Dra. Angela Merkel (CDU) dirige el gobierno desde 2005 y está en su tercer mandato. Es la primera mujer que ocupa el cargo de Canciller Federal (Jefe de Gobierno) en la historia de la República Federal de Alemania. Merkel se crió en la antigua RDA, donde se doctoró en ciencias físicas. En las listas del “Forbes Magazine” de 2014 y 2015 ocupó el primer puesto ­entre las mujeres más poderosas del mundo. El ­vicecanciller y Ministro de Economía Sigmar Gabriel y el Ministro de Relaciones Exteriores Dr. Frank-Walter Steinmeier son destacados representantes del SPD en el Gobierno. El Gobierno Federal está compuesto por 14 ministras y ministros y el Jefe de la Cancillería Federal. La ­labor conjunta de los partidos integrantes del gobierno durante la actual legislatura hasta 2017 se ­basa en un acuerdo de coalición cuyo título programático es “Modelar el futuro de Alemania”.

dpa/Bernd von Jutrczenka

En 2016 la economía alemana iniciará su séptimo año de crecimiento consecutivo, el empleo alcanza niveles récord, habiendo aumentado los ingresos del Estado y la Seguridad Social. El déficit de la Federación se ha reducido a cero. La transición energética ha seguido avanzando, las energías renovables están convirtiéndose en la tecnología determinante para la generación de electricidad. Además, gracias a la reforma de los regímenes de seguridad social a comienzos de los años dos mil bajo el nombre de Agenda 2010, Alemania soportó los efectos de las crisis financieras a partir de 2008 mejor que la mayoría de los demás países de la zona euro.

La convergencia del este y el oeste, un tema clave desde 1990, ha sido una historia de éxito que los habitantes del país han hecho posible con su esfuerzo conjunto. El “Pacto de Solidaridad II”, dotado con 156.500 millones de euros, se aplicará hasta 2019. Todas y todos los contribuyentes del este y del oeste siguen comprometiéndose activamente en el “Despegue Este”, la reactivación económica de los Estados Federados orientales, con el pago del “recargo de solidaridad”, que actualmente se eleva al 5,5% de la deuda tributaria.

Pero también aguardan nuevas tareas. Al igual que en otros países industrializados, el cambio demográfico y el consiguiente envejecimiento y reducción de la población suponen un reto. Esta es una de las razones por las cuales Alemania tiene el propósito de simplificar la inmigración y facilitar la integración a nuevos ciudadanos.

Related content