Nuevas tareas

El Gobierno Federal se reúne todos los miércoles a las 9.30 horas bajo la presidencia de la Canciller Federal Merkel
El Gobierno Federal se reúne todos los miércoles a las 9.30 horas bajo la presidencia de la Canciller Federal Merkel Steffen Kugler/Bundesregierung/dpa
La República Federal de Alemania es una democracia viva, basada en valores, con un sistema político pluralista.

Alemania es un Estado basado en valores, democrático, económicamente exitoso y abierto al mundo. El sistema político es pluralista. Después de las elecciones para el 19.o Bundestag Alemán (2017), CDU/CSU, la fuerza política mayoritaria, sondeó primero con el FDP y Alianza 90/Los Verdes las posibilidades de formar un Gobierno de coalición. Esas conversaciones fracasaron. A continuación, tras duras negociaciones y de consultar el SPD a sus afiliados, CDU/CSU y SPD formaron en marzo de 2018 una “Gran Coalición”. Una coalición de las mayores partidos políticos alemanes había gobernado ya en el anterior periodo legislativo. De los 709 escaños del Bundestag, la coalición de Gobierno tiene 399 (CDU/CSU 246, SPD 153). La oposición parlamentaria está formada por Alternativa para Alemania (92 escaños), FDP (80), La Izquierda (69), Alianza 90/Los Verdes (67) y dos diputados no inscritos. La Alternativa para Alemania (AfD), un partido populista de derecha, está representada por primera vez en el Bundestag. La Dra. Angela Merkel (CDU), canciller federal, es jefa de Gobierno desde 2005, en esta legislatura por cuarta vez. Es la primera mujer en ocupar ese cargo en la historia de la República Federal de Alemania. Olaf Scholz, el ­vicecanciller, y Heiko Maas, el ministro de Relaciones Exteriores, son importantes representantes del SPD en el Gobierno. El Gobierno Federal está compuesto por 14 ministras y ministros y el jefe de la Cancillería Federal. La base para el trabajo conjunto de los partidos de Gobierno es un acuerdo de coalición con el título “Un nuevo comienzo para Europa. Una nueva dinámica para Alemania”.

dpa/Bernd von Jutrczenka

En 2018, la economía alemana crece por novena vez consecutiva, el empleo alcanza niveles récord y los ingresos del Estado y la Seguridad Social aumentan. El presupuesto está equilibrado, no hay nueva deuda pública federal. La transición energética avanza y las energías renovables están convirtiéndose en la tecnología determinante y clave para la generación eléctrica en el país.

La convergencia de las regiones del este y el oeste de Alemania, un tema clave desde la reunificación, que tuvo lugar en 1990, es una historia de éxito que los habitantes del país están haciendo posible con su esfuerzo conjunto. El “Pacto de Solidaridad II”, dotado con 156.500 millones de euros, rige hasta 2019. Todos los contribuyentes del este y del oeste siguen comprometiéndose activamente en el “Despegue Este”, la reactivación económica de los estados federados del este del país, con el pago del “recargo de solidaridad”, que actualmente es del 5,5% de la deuda tributaria.

Pero al Gobierno federal aguardan también nuevas tareas. Al igual que en otros países industrializados, el cambio demográfico constituye todo un desafío. También los temas de la inmigración y la integración ocupan un destacado lugar en la agenda del Gobierno para los próximos años. El resultado de las elecciones para el Bundestag refleja la inseguridad y el descontento de mucha gente. Por eso, como reza en el Acuerdo de Coalición, el Gobierno federal se trazó como objetivo “asegurar lo bueno y demostrar valentía política para el debate, la renovación y el cambio”.

Related content