Vital diversidad

Kleiner Arber
Kleiner Arber picture alliance/ZB
En 16 parques nacionales y 14 reservas de biosfera entre el Mar del Norte y los Alpes son protegidas muchas especies de animales y plantas.

Alemania es un país con una gran diversidad biológica. En Alemania hay unas 48.000 especies animales y 24.000 especies vegetales, entre plantas superiores, musgos, hongos, líquenes y algas. La protección de la base natural de la vida es un objetivo oficial del Estado, anclado en la Constitución en 1994. En Alemania existen 16 parques nacionales y 15 reservas de biosfera de la UNESCO, con caracteres muy diferentes, distribuidos entre el Mar del Norte y los Alpes, y además miles de zonas naturales protegidas.

picture alliance/ZB

Alemania es Estado Parte de los más importantes tratados internacionales sobre biodiversidad y participa en unos 30 acuerdos y programas interestatales de protección de la naturaleza. Con la ratificación del Convenio sobre la Diversidad Biológica de las Naciones Unidas, los Gobiernos de 196 países se obligaron a reducir significativamente las tasas de pérdida de diversidad biológica. Hasta ahora no se ha logrado revertir, sin embargo, la muerte de especies. En 2010 fue aprobado en la ­Conferencia de las Partes de la Convención en Nagoya, Japón, un marco de derecho internacional para el ­acceso a los recursos genéticos y una justa compensación de los beneficios. El Protocolo de ­Nagoya se haya en vigor desde 2014.

De los animales vertebrados y plantas en Alemania, más del 40 por ciento están considerados amenazados. Por ello serán redoblados los esfuerzos para la protección de la ­naturaleza y las especies en la tierra, las aguas y los mares del Norte y Báltico. Un ­objetivo prioritario es disminuir la destrucción de hábitats naturales debido a la urbanización y la construcción de calles, así ­como la contaminación derivada de la ­agricultura intensiva y la fertilización excesiva. Además se espera poder reducir el ­consumo de superficies para la construcción de viviendas y rutas de 70 a 30 hectáreas por día. Asimismo se ­aspira a declarar “naturaleza salvaje” un dos por ciento del territorio del país y dejar un cinco por ­ciento de los bosques en estado natural. En 2015, numerosos terrenos antiguamente de uso militar, con una superficie total de 31.000 ­hectáreas, han sido convertidos en zonas naturales, entre ellos pantanos y brezales.

Cada vez más prioridad se concede a la ­protección ambiental marina. El ecosistema mar se haya amenazado por la prospección de petróleo, la navegación marina, la sobrepesca, la contaminación con sustancias de lenta degradación (plástico) y la acidificación producida por el anhídrido carbónico. Datos de la Organización Mundial para la Alimentación (FAO) demuestran que la ­pesca y la acuacultura globales se han más que duplicado desde los años 1980. En la Cumbre del G7 en Elmau, los jefes de Estado y de Gobierno debatieron en 2015 sobre cómo proteger mejor los ecosistemas marinos. Más protegidos serán en el futuro también animales salvajes atrapados provenientes de Asia, África y América Latina y que son ofrecidos en el mercado alemán. La importación de animales salvajes en la UE y los mercados de animales salvajes en Alemania serán prohibidos.

Related content