Skip to main content
Medio ambiente & clima

Pionera en la protección del clima

Alemania es pionera en la protección internacional del clima y la expansión de las energías renovables.
Weltkugel in Händen
© Getty Images

El siglo XXI está considerado “el siglo del medio ambiente”. Lo cual significa: en las próximas décadas se decidirá cuán fuertemente cambiarán las condiciones naturales de vida de las próximas generaciones en la Tierra. El peor peligro es un acelerado cambio climático. El invierno 2019/2020 fue en Alemania el según más caluroso desde 1881, el comienzo de los registros en todo el país. Según el Servicio Meteorológico Alemán hay cada vez más estaciones del año con claras divergencias de los registros históricos. El calentamiento global ha reforzado, por lo menos, esa tendencia.

La protección del medio ambiente y el clima tienen en Alemania desde hace tiempo gran importancia.  El movimiento mundial “Viernes por el Futuro”, apoyado, sobre todo, por jóvenes activistas, ha dado decisivos impulsos a la concientización sobre la necesidad de proteger las bases naturales de la vida.

Generación de electricidad en Alemania 2019 (generación bruta de electricidad en porcentaje)

Fuente: Destatis

El abandono de la energía nuclear

Con la reestructuración del sector energético, llamada transformación energética, Alemania deja atrás la era energética fósil-nuclear y ha avanzado ya mucho hacia un futuro de energía sostenible. Parte de ello es el paulatino abandono de la energía atómica hasta el año 2022. Alemania es uno de los pocos países que se han obligado a abandonar tanto la energía atómica como la proveniente de centrales carboeléctricas. Esta última está considerada una importante fuente de emisiones de CO2, muy contaminante. La Comisión para el Crecimiento, las Transformaciones Estructurales y el Empleo, creada por el Gobierno alemán, recomienda el abandono de la energía de fuentes carboeléctricas hasta 2038.

Alemania quiere reducir hasta el 2030 sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 55 por ciento en comparación con 1990 y en por lo menos un 70 por ciento hasta el 2040. El objetivo hasta 2050 es una reducción incluso de un 80 a un95 por ciento. En noviembre de 2016, Alemania fue uno de los primeros países en definir, en el “Plan de Protección del Clima 2050”, los correspondientes principios y objetivos de política climática. Con el paquete de protección climática aprobado en 2019/2020, el Gobierno alemán declaró vinculante la protección del clima en todas las áreas. En la correspondiente ley fueron fijados objetivos de ahorro y límites de emisión, por ejemplo, para los sectores del transporte, la industria, los edificios y la agricultura. Hasta 2018 se logró ya una reducción de las emisiones de efecto invernadero del 30,8 por ciento.

El gobierno alemán está comprometido con la protección ambiental, la cooperación energética y un desarrollo de bajo impacto ambiental a nivel mundial. De conformidad con el Acuerdo de París 2015, Alemania aboga también por limitar el calentamiento de la Tierra a menos de 2 grados Celsius, y, en lo posible, a 1,5 grados Celsius. El objetivo es que a más tardar en la segunda mitad del siglo se alcance la neutralidad en la emisión de gases de efecto invernadero en todo el mundo. Para ello es necesaria una reducción de las emisiones de anhídrido carbónico del 80 al 95 por ciento en los países industrializados. La completa “descarbonización” deberá ser alcanzada a lo largo del siglo. La Secretaría del Cambio Climático de las ­Naciones Unidas tiene su sede en Bonn.

Alemania apoya el “European Green Deal” de la Comisión Europea, en el que se traza como objetivo la neutralidad climática de la UE hasta el 2050. La UE planea promulgar una ley europea de protección climática que transforme ese objetivo en vinculante. Para alcanzarlo será necesario reducir claramente las emisiones de CO2 en todos los sectores económicos relevantes.

Emisiones de CO2 en Alemania

(en millones de toneladas) Origen: IEA

La protección ambiental como objetivo estatal

Un medio ambiente intacto –aire puro, aguas limpias, biodiversidad– es condición imprescindible para una alta calidad de vida. La protección ambiental se halla desde 1994 anclada en la Constitución alemana como objetivo de Estado. Desde hace años mejoran la calidad del aire y de las aguas. La emisión de contaminantes tales como dióxido de azufre y óxidos de nitrógeno se ha reducido fuertemente. Ello se debe, entre otras cosas, a la fijación de límites máximos de emisión para vehículos. Algunas ciudades prohíben, además, la circulación de vehículos diésel viejos, ya sea en todo el territorio urbano o en algunas calles. A pesar de ello, la reducción de las emisiones contaminantes aún no es suficiente. También descendió considerablemente el consumo per cápita de agua, de 140 a 120 litros por día.

Alemania apoya asimismo las iniciativas de la UE para frenar la pérdida de biodiversidad. En su Estrategia de Biodiversidad 2030, la UE definió nuevos estándares para la industria, el comercio, la agricultura y otros sectores. El objetivo es detener la pérdida de biodiversidad y ofrecer una base para acuerdos internacionales. El proyecto es la continuación de la Estrategia de Biodiversidad 2020, cuyo balance de medio tiempo dio como resultado que la pérdida de diversidad de especies avanza, tanto en Europa como en todo el mundo. Por ello, tanto la UE como Alemania estiman que es imperioso actuar.

Alemania combina el crecimiento económico con la protección ambiental como estrategia para una economía sostenible. Elementos centrales son la expansión de las energías renovables, el aumento de la eficiencia energética en el uso de los recursos y un uso inteligente de las materias primas renovables. El beneficio es doble: por un lado, se reduce el impacto ambiental; por otro, surgen nuevas áreas de negocios y puestos de trabajo.