Skip to main content
Socio comercial global

Mercados de referencia e innovaciones

La economía alemana se asienta sobre cuatro sectores industriales esenciales. De ellos provienen también las mayores empresas.
Autoproduktion
© stock.adobe.com

La fortaleza económica de Alemania se basa en el gran desarrollo de su industria y su capacidad de innovación. La industria del automóvil, en la que trabajan unas 833.000 personas, es la líder del “made in Germany”. Con seis marcas de primera fila –Volkswagen, BMW, Daimler, Audi y Porsche (ambas del grupo Volkswagen) y Opel (Groupe PSA)– la industria alemana del automóvil es una importante impulsora del sector de la movilidad a nivel global. La pandemia del coronavirus SARS-CoV-2 la afectó, sin embargo, considerablemente.

Impulsos a la investigación y el desarrollo

Para asegurar su competitividad también en tiempos difíciles, las empresas invierten miles de millones en investigación y desarrollo (I+D). Actuales megatendencias son la conectividad y la conducción asistida y autónoma. En términos globales, los fabricantes alemanes, con gran presencia en los segmentos de mercado de gama media y alta, produjeron en 2019 unos 16 millones de automóviles. Aproximadamente dos de cada tres automóviles de marcas alemanas fueron producidos en el extranjero.

Automóviles, máquinas y química

Entre los sectores tradicionalmente más fuertes de la economía alemana se cuentan, además de la automoción, la ingeniería mecánica, la construcción de plantas industriales y la industria química. En BASF, el mayor grupo químico del mundo, fundado en 1865 y con sede central en Ludwigshafen, trabajan unas 118.000 personas en 366 centros de producción en más de 90 países. Otros sectores claves son las industrias electrónica y electrotécnica, en las que se destaca Siemens como actor global en más de 200 países. Las soluciones de Siemens en sectores que van desde los sistemas de transporte a las energías renovables son referentes mundiales en cuanto a innovación.

Los motores de la economía

Los principales clústers económicos de Alemania son la Cuenca del Ruhr, las áreas metropolitanas de Múnich y Stuttgart (alta tecnología, automoción), Rin-Neckar (química, TIC), Fráncfort del Meno (finanzas), Colonia y Hamburgo (puerto, aeronáutica, medios de comunicación). En los nuevos estados federados, en el este del país, han surgido centros de alta tecnología de menor tamaño, pero muy productivos, destacándose las “regiones faro” de Dresde, Jena, Leipzig, Leuna y Berlín-Brandeburgo.

 La lista de las mayores empresas alemanas (por volumen de negocios en 2019) está encabezada por grupos del sector del automóvil: Volkswagen está en primer lugar, Daimler y BMW siguen en segundo y tercer lugar. Los grupos Schwarz y Aldi (minoristas) se hallan en cuarto y quinto lugar. Luego, entre los primeros diez, siguen Siemens (electricidad), Deutsche Telekom, Robert Bosch (tecnología), Uniper (energía) y Deutsche Post. Sin embargo, la pandemia del coronavirus provocará seguramente cambios considerables en el panorama empresarial alemán en 2020.