Skip to main content
Socio comercial global

La industria en Alemania

El ya fuerte sector industrial está en camino de exitosa conversión a Industria 4.0.
Industrie 4.0 Roboter
© stock.adobe.com/Alexander Limbach

La industria alemana está especializada en el desarrollo y la fabricación de productos complejos, sobre todo bienes de inversión e innovadoras tecnologías de producción. En Alemania, la industria tiene una importancia mucho mayor de la que posee en numerosos otros países. En el sector secundario trabajan en total 7,5 millones de personas.

La potencia económica de Alemania se basa en su capacidad innovadora. La intensificación de los esfuerzos en I+D desde el año 2007 se traduce en muy positivos resultados. A ello han contribuido tanto el sector privado como el sector público. Decisivos han sido los impulsos proporcionados por la Estrategia de Alta Tecnología del Gobierno alemán. En 2018 se invirtieron en Alemania en total casi 105.000 millones de euros en I+D (un 3 por ciento del PIB), considerablemente más que en el promedio de los países de la OCDE (2,4 por ciento).

Campeona europea en inventos

Alemania está considerada también campeona europea en invenciones. En 2019, la Oficina Europea de Patentes, con sede en Múnich, registró unas 27.000 solicitudes de patentes y diseños de empresas alemanas. En la Oficina Alemana de Patentes y Marcas (DPMA) fueron registradas ese año 67.437 patentes y diseños. Las empresas con más patentes fueron el fabri­cante de componentes de automoción Bosch, con 4.202 solicitudes, y el Grupo Schaeffler, del mismo sector (2.385). En total, en 2019 se hallaban en vigor 131.999 patentes alemanas.

Si bien es un país industrial, la economía alemana posee un importante sector de servicios. Más del 80% de las empresas desarrollan actividades de servicios, generando casi el 70% del PIB. En el sector de servicios se hallan también tres cuartas partes del total de puestos de trabajo en el país. De los aproximadamente 30 millones de personas que trabajan en el sector terciario, 12 millones lo hacen en empresas proveedoras de servicios, tanto públicas como privadas; casi 10 millones, en el comercio, hotelería, restaurantes y transportes y más de 5 millones, en servicios para empresas. En el comercio y la gastronomía se teme, sin embargo, una disminución del número de puestos de trabajo debido a la pandemia de SARS-CoV-2.

La transformación digital

La economía se halla en medio de la cuarta revolución industrial, una verdadera transformación sistémica. A través de internet, los mundos real y virtual se interconectan digitalmente para conformar la “red de las cosas”. El objetivo del Gobierno alemán es apoyar al sector privado y a las instituciones científicas en la implementación de la Industria 4.0, para posicionar a Alemania como proveedora de referencia de esas tecnologías y país receptor de inversiones. Este desafío es aún mayor en vista de los efectos económicos de la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2.