Skip to main content
Sostenibilidad

Turismo sostenible

La pandemia del coronavirus ha limitado mucho los viajes. Antes del virus, el sector crecía constantemente, también en el área del turismo respetuoso con el medio ambiente.
Saarschleife
© stock.adobe.com/Henry Czauderna

A los alemanes les gusta viajar. También en su propio país. La pandemia del virus SARS-CoV-2 ha reforzado esa tendencia. Entre los principales destinos figuran desde hace años los Alpes, la costa, los lagos, los parques naturales y los valles de los ríos. La variedad de paisajes y las opciones de turismo, deporte y descanso son una pasión que los alemanes comparten desde hace tiempo con visitantes de otros países. ­Antes de la pandemia, Alemania ganaba creciente popularidad como destino turístico.

El número de pernoctaciones aumentó en 2019 a 495,6 millones; 89,9 millones  fueron pernoctaciones de visitantes del extranjero: todo un récord. El turismo en Alemania aumentó ya ­inmediatamente después de la reunificación del país, en 1990. Desde entonces se ha registrado un constante incremento del ­número de pernoctaciones de visitantes ­extranjeros, que han aumentado en casi un 88 por ciento. Más del 75 por ciento de todos los visitantes extranjeros provinieron últimamente de Europa, sobre todo de los Países Bajos, Suiza, Gran Bretaña e Italia. De EE. UU. vino el 7,5 por ciento.

Simultáneamente, cada vez más turistas provienen de Asia y África. La pandemia del coronavirus frenará, sin embargo, el aumento del número de visitantes, por lo menos por un tiempo.

Exitosa sede ferial

Lo mismo se aplica al sector de ferias. En 2019, Alemania reafirmó una vez más su posición como país número uno en Europa como sede de eventos y congresos: en la clasificación internacional, Alemania ocupa el segundo lugar, después de EE. UU.  Unos 253.000 expositores de todo el mundo vinieron ese año a ferias en Alemania. Cinco de las diez mayores ferias del mundo se llevan a cabo en Alemania. La participación de Alemania en el mercado mundial de las ferias es de casi el 10 por ciento.

Sitios del Patrimonio Mundial de la UNESCO

Entre los imanes de público del exterior se cuentan, según el Centro Nacional Alemán de Turismo (DZT), atracciones clásicas ­como el Castillo Neuschwanstein y la Catedral de Colonia. Interés despiertan también los numerosos sitios del Patrimonio Mundial de la UNESCO, por ejemplo, el Palacio Sanssouci, en Potsdam, y Weimar, la ciudad de los ­poetas clásicos.

No solo los eventos culturales, sino también las posibilidades de movimiento físico despiertan gran interés. La red de senderismo, de 200.000 kilómetros de largo, ofrece una excelente infraestructura y magníficos panoramas, por ejemplo, en los parques ­nacionales o en los Alpes. A ello se agregan más de 200 ciclovías de larga distancia, de decenas de miles de kilómetros en total, como, por ejemplo, la Ciclovía Europea Cortina de Hierro (1.131 kilómetros) y la Ciclovía Limes Alemán, de 818 kilómetros de largo. Quien desee pernoctar a buen precio tiene también numerosas opciones: puede pasar la noche, por ejemplo, en uno de los 450 albergues juveniles o en uno de los aproximadamente 3.000 cámpines.

Wellness y turismo ecológico

El wellness es un gran tema turístico en Alemania. Parte de ello son ofertas tan ­singulares como una sauna en los baños termales de Bad Ems, pero también ­numerosos baños medicinales y estaciones hidrotermales, tales como las de Bad Wörishofen y Bad Oeynhausen, con su arquitectura de fines del siglo XIX. En total hay en Alemania más de 200 estaciones hidrotermales y balnearios certificados por la Asociación ­Alemana de Baños Medicinales. También la calidad de los tratamientos médicos y de ­rehabilitación atrae a muchos visitantes a Alemania.

Los turistas no solo buscan la recuperación y el bienestar propios, sino que a menudo también son convencidos defensores de la naturaleza. En Alemania, la demanda de ecoturismo y viajes sostenibles crece a pasos agigantados. Numerosas granjas ecológicas ofrecen alojamiento, hay 106 parques naturales y 16 reservas de biosfera, en las que el desarrollo sostenible y la biodiversidad desempeñan un papel central. Para que todos los visitantes sin excepción puedan desplazarse cómodamente, muchas iniciativas aseguran un turismo sin barreras, acorde con los requerimientos de personas con discapacidades.

Viajes virtuales en la pandemia del coronavirus

Los cinco nuevos estados federados surgidos con la reunificación de Alemania desempeñan un papel cada vez más importante en el turismo. Para muchas regiones del este de Alemania, el turismo reveló ser una magnífica posibilidad para desarrollar su economía. Paisajes como el bosque del Spree, ciudades con una rica tradición cultural, como Dresde y Weimar, y playas como las de Binz, en la isla de Rügen, atraen a numerosos turistas de Alemania y el exterior. El número de pernoctaciones en los nuevos estados federados se ha más que duplicado desde 1993.

La pandemia del coronavirus limitó las posibilidades de viajar a Alemania y también la movilidad dentro del país. Por ello, el foco se ha desplazado hacia las oportunidades de exploración virtual del país. Muchas ciudades ofrecen tanto vistas de 360 grados de sus lugares de interés como visitas completas virtuales. Numerosos museos, teatros y salas de conciertos han encontrado asimismo formas innovadoras de dar a las personas interesadas un acceso desde su casa.