Skip to main content
Cultura & Medios

Exitosa economía creativa

La economía creativa alemana es un sector en crecimiento y con mucho potencial, que ofrece grandes posibilidades de desarrollo particularmente a los profesionales independientes.
Innovative Kreativwirtschaft
© Rawpixel.com/stock.adobe.com

La economía cultural y creativa es uno de los sectores económicos más innovadores de Alemania. Su aporte al valor añadido bruto aumenta constantemente. En 2018, su participación en el producto interno bruto fue del 3 por ciento y con ello mayor que la de otros importantes sectores, tales como la industria química, el abastecimiento energético y los servicios financieros. La facturación del sector creativo, en el que desarrollan actividades 256.000 empresas y trabajan 1,2 millones de personas, fue en 2018 de unos 168.000 millones de euros. El Gobierno alemán desea fortalecer la economía cultural y creativa. Para ello seguirá desarrollando instrumentos de fomento y posibilidades de financiación.

Alta proporción de profesionales independientes

El núcleo común de la actividad es el acto de crear contenidos, obras, productos, producciones o servicios artísticos, literarios, culturales o arquitectónicos. Estructuralmente, el sector se caracteriza por la existencia de unos 250.000 profesionales independientes, pequeñas empresas y microempresas. La proporción de profesionales independientes (21,5 por ciento) es particularmente alta. En su mayoría se trata de actividades económicas privadas, es decir, no del sector público (museos, teatros, orquestas) ni de la sociedad civil (asociaciones artísticas, fundaciones). Como efecto de un consecuente apoyo a la creación de empresas, en muchas ciudades se han asentado numerosos oferentes, particularmente en las áreas del diseño, el software y los juegos. El potencial del sector se manifiesta, particularmente, en el área de software/juegos, en la que confluyen diversas especializaciones, tales como cine, video, música, texto y animación. Líder es la región de Berlín-Brandeburgo. Ninguna otra región tiene una infraestructura más densa de diseño de juegos, incluyendo universidades. Pero también Fráncfort del Meno, Hamburgo, Leipzig, Colonia y Múnich tienen importantes clústeres creativos.