Skip to main content

La libertad del arte y la cultura

En Alemania, la autonomía del arte tiene gran prioridad. Por ello, el Estado apoya a instituciones culturales y creadores.
Maler im Atelier
© Getty Images/Digital Vision

La Constitución alemana garantiza la independencia del arte y la cultura. El artículo 5 dice: " El arte y la ciencia, la investigación y la enseñanza científica son libres.” Ello se basa en la convicción de que los impulsos del arte y la cultura son de esencial importancia para una sociedad democrática moderna. En consecuencia, el Estado apoya a los creadores y las instituciones culturales para asegurar su independencia del mercado.

El arte y la cultura en Alemania reciben también apoyo privado, por ejemplo, de empresas y fundaciones. La financiación pública y privada a menudo se complementan. El Estado apoya el compromiso de esos donantes, por ejemplo, mediante exenciones fiscales, proporcionando así un apoyo público indirecto más allá de los fondos presupuestarios directos. También hay otras formas de apoyar el arte y la cultura. La Caja de Seguridad Social para Artistas, creada por el Gobierno federal, por ejemplo, garantiza que los creativos independientes se sitúen en una posición similar a la de los trabajadores y empleados. Sólo tienen que pagar ellos mismos la mitad de los aportes al seguro, la otra mitad proviene de subsidios federales y contribuciones a la seguridad social de las empresas que utilizan producciones de arte y periodismo.

Programa “Relanzamiento de la Cultura” en la pandemia del coronavirus

La pandemia del coronavirus amenaza con poner en dificultades financieras particularmente a pequeñas instituciones culturales y artistas independientes. Por ello, el Gobierno federal creó una serie de programas para apoyarlos. Trabajadores autónomos y pequeñas empresas pueden solicitar ayuda de emergencia por el coronavirus. En total, el Gobierno puso a disposición un total de 50.000 millones de euros para ese fin. El programa especial "Neustart Kultur" (“Relanzamiento de la Cultura”) incluye subsidios de alrededor de mil millones de euros y está dirigido principalmente a instituciones culturales con financiación predominantemente privada. El modelo de trabajo en tiempo reducido (cofinanciado por el Estado) también se aplica en el sector cultural.

Para el Estado alemán, la libertad del arte y la cultura siguen siendo esenciales en la pandemia del coronavirus y por ello la protege. Ello es tanto más válido en cuanto esa autonomía ha sido cada vez más cuestionada en los últimos años por los partidos nacionalistas de derecha en Alemania y otros países europeos. Esos partidos exigen que las subvenciones culturales dependan del contenido. A fin de contrarrestar esas ideas, unas 60 instituciones se unieron por iniciativa de la Academia de las Artes de Berlín para formar la “Alianza de Academias en Europa” y publicaron un manifiesto en Berlín en octubre de 2020. En él proclaman que la Alianza está comprometida con “la libertad de las artes como requisito previo para nuestra forma de vida cultural, social y política”.