Skip to main content

Ayuda para las familias

Con subsidios parentales, ayudas económicas y buenas ofertas de cuidados de niños, Alemania apoya a las familias y fortalece una participación en pie de igualdad de hombres y mujeres en la vida laboral.
Familientreff im Kindergarten
© dpa

Los cambios se extienden asimismo a las estructuras intrafamiliares. Las relaciones intergeneracionales entre padres e hijos suelen ser buenas y, en general, no están marcadas por pautas educativas anticuadas o autoritarias, sino por el entendimiento participativo y la reciprocidad, el afecto, el respaldo y una educación para la independencia del niño. El porcentaje de madres trabajadoras de niños en edad escolar fue en 2018 del 78 por ciento  (2006: 61 por ciento). Pero más de tres cuartas partes de las mujeres activas con hijos a su cargo trabajan a tiempo parcial, sobre todo, si los hijos están en edad preescolar.  En 2018, el índice de empleo femenino fue en Alemania del 76 por ciento, el tercer mayor porcentaje en la UE.

Las vacaciones parentales para la crianza de los hijos creado en 2007 tiene como meta conciliar mejor la formación de una familia con la carrera laboral. Ambos progenitores pueden dejar de tra­bajar un máximo de hasta tres años. Durante el permiso perciben por un máximo de hasta 14 meses un subsidio parental equivalente al 67 por ciento del último sueldo o salario netos (como mínimo 300 euros y como máximo 1.800 euros), para asegurar el sustento de la familia.

Un temprano regreso al trabajo vale la pena

El 75 por ciento de los alemanes considera positivo el sistema del subsidio parental y casi todos los padres y madres se acogen a él, aunque el 72 por ciento de los padres solo optan por el período mínimo de dos meses. Fundamentalmente, siguen siendo las madres quienes más tiempo se dedican a criar a los hijos en casa desde el nacimiento. Con el subsidio parental Plus, introducido en 2015, se quiere incentivar que las mujeres retornen antes al trabajo. Los padres y madres que trabajan a tiempo parcial perciben ayudas económicas durante un máximo de hasta 28 meses.

Desde el 1 de agosto de 2013, todos los niños tienen, después de haber cumplido el primer año de vida, un derecho legalmente reconocido a una plaza en una guardería u otro tipo de atención. Más de uno de cada tres niños menores de tres años (al 1 de marzo de 2020 eran en total 829.000 niños) es atendido actualmente en una de las 57.600 guarderías existentes en el país o por una de 44.800 cuidadoras y cuidadores de niños. Desde 2006, el número de plazas para menores de tres años se ha más que duplicado.