Skip to main content
Sociedad

Un Estado social fuerte

Una densa red de seguros obligatorios protege a los ciudadanos de diversas contingencias de la vida.
Erzieherin
Con el subsidio por hijos el Estado favorece a las familias, la oferta de servicios de educación preescolar se ha ampliado © dpa

Alemania tiene uno de los sistemas de seguridad social más completos. Como en otras democracias avanzadas, el gasto social constituye la mayor partida individual del gasto público. En 2018 se destinaron al gasto social unos 996.000 millones de euros, lo que equivale al 25,1 por ciento del PIB.

Los sistemas de seguridad social del Estado de bienestar tienen una larga tradición, que se remonta a la época de la industrialización de Alemania, en la segunda mitad del siglo XIX. Se asocian con la figura del canciller del Reich Otto von Bismarck. Durante el gobierno de Bismarck se implantó, en 1883, en primer lugar, el seguro de enfermedad obligatorio para los obreros. La legislación social, ampliada en los años siguientes, marcó el comienzo del Estado social en Alemania, que se consagraría definitivamente en el artículo 20, apartado 1, y el artículo 28 de la Ley Fundamental (Constitución) de la República Federal de Alemania. Su implementación concreta requiere de periódicas negociaciones entre el sistema político y la sociedad, ya que actualmente, sobre todo los cambios demográficos hacen necesarios ajustes.

Hoy en día existe una densa red de seguros obligatorios de enfermedad, jubilaciones, accidentes, cuidados y desempleo que protegen a los ciudadanos de diversas contingencias de la vida. Además, la protección social se completa con una prestación básica para jubilados y personas con incapacidad laboral permanente, así como prestaciones como la “compensación de cargas familiares” (subsidio por hijo, deducciones fiscales). Luego de nuevos aumentos del subsidio por hijo, a comienzos de 2018 y 2019, las familias perciben ahora 204 euros mensuales por el primer y segundo hijo, 210 euros por el tercero y 235 euros a partir del cuarto. En el acuerdo del Gobierno de coalición se prevé, además anclar los derechos de los niños en la Constitución.

El paquete de medidas jubilatorias en vigor desde 2014 mejora, sobre todo, la situación en la tercera edad. Con la reforma se creó, por ejemplo, la jubilación sin recortes a los 63 años en determinados casos y una pensión complementaria para las madres, como reconocimiento al esfuerzo de criar a los hijos. Las mujeres que criaron hijos antes de 1992 no disponían de las facilidades que tienen hoy los padres para llevar a sus hijos a guarderías y, en consecuencia, tuvieron menos oportunidades en el mercado laboral. Su dedicación a los hijos se reconoce con esa pensión. Unos 9,5 millones de mujeres cobran desde julio de 2014 más de 300 euros por hijo y año, que se suman a la pensión normal. A su vez, desde el 1 de julio de 2014, los trabajadores que hayan cotizado un mínimo de 45 años pueden jubilarse sin recortes a los 63 años.

A comienzos de 2020, el Gabinete federal aprobó la creación de una jubilación básica. Quien ha realizado durante por lo menos 33 años aportes al Seguro de Jubilaciones y ha ganado poco, recibirá en el futuro un monto adicional que mejorará su jubilación. La jubilación básica beneficiará a 1,3 millones de personas, particularmente mujeres. Su entrada en vigor se prevé para el 1 de enero de 2021.

En Alemania, el seguro de enfermedad es obligatorio. La atención médica está garantizada y abarca la atención en una vasta gama de hospitales, consultorios médicos y centros de rehabilitación.