Skip to main content
Europa

Impulsora de la integración europea

Alemania es uno de los países fundadores de la Unión Europea y aboga por la cohesión de Europa, también en tiempos difíciles.
Frau mit Europaflagge
© Getty Images

Ningún país de Europa tiene más vecinos que Alemania. Alemania tiene fronteras comunes con nueve países, ocho de ellos miembros de la Unión Europea (UE). La integración europea es para Alemania el fundamento de la paz, la seguridad y la prosperidad. A pesar de la salida del Reino Unido de la UE a fines de enero de 2020, el desarrollo y fortalecimiento de la UE, particularmente, en situaciones complejas y marcadas por crisis, sigue siendo la tarea central de la política exterior alemana.

El histórico proyecto de la UE, iniciado a comienzos de la década de los 50, une hoy a unos 446 millones de ciudadanos de la UE de 27 países miembros. La política europea de Alemania ha sido un motor de la unificación europea en todas sus etapas, contribuyendo también activamente a la convergencia de Europa después del conflicto Este-Oeste. Ursula von der Leyen, una política alemana, es desde diciembre de 2019 presidenta de la Comisión de la UE.

Mercado Común Europeo

En el marco de la integración europea fue creado el mayor mercado común del mundo, caracterizado por las cuatro libertades fundamentales formuladas en los Tratados de Roma (1957): la libre circulación de mercancías, personas, servicios y capitales.

Las dimensiones y la potencia económica del Mercado Común Europeo convierten a la UE en un actor central de la economía mundial. El crecimiento económico de la UE, sin embargo, se ha ralentizado en los últimos años: en 2018 fue del dos por ciento; en 2019, del 1,4 por ciento. Para 2020, los expertos cuentan con que la enfermedad viral COVID-19, declarada pandemia en marzo de 2020, tenga serias consecuencias económicas también para Europa.

Por un euro estable

Alemania, como mayor economía de la UE, tiene una especial responsabilidad, particularmente en fases de transformaciones económicas y sociales. Ello quedó demostrado ya, particularmente, durante la crisis financiera y de deuda. Para hacerle frente, los países de la eurozona crearon el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE). En estrecha cooperación con Francia y los otros países miembros, Alemania quiere seguir fortaleciendo la eurozona y reformarla.

A fines de enero de 2020, Gran Bretaña abandonó la UE. No obstante, Alemania desea mantener estrechas relaciones con Gran Bretaña y ha asumido una particular responsabilidad en el desarrollo de las futuras relaciones de ese país con la UE.

Llevar a los países de los Balcanes Occidentales a la UE

Alemania apoya la integración de más países a la UE. El “Proceso de Berlín”, iniciado por Alemania y otros países, acompaña a Serbia y otros países de los Balcanes Occidentales paso a paso en la senda hacia su ingreso a la UE. El objetivo más importante del proceso es también la reconciliación de los países de la región entre sí.

Un tema controvertido dentro de la UE continúa siendo la política de asilo e inmigración. En particular el gran aumento del número de solicitantes de asilo en 2015 y 2016 generó discrepancias en relación con la política a seguir en relación con refugiados e inmigrantes. Alemania es uno de los países con gran disposición a acoger a esas personas y aboga por soluciones conjuntas y solidarias.

Otra tarea central de la UE es la política con respecto al cambio climático. A fines de 2019, la Comisión de la UE presentó el “Acuerdo Verde Europeo”. Su objetivo es transformar a Europa hasta el 2050 en el primer continente climáticamente neutro. En el marco de su presidencia de la UE en la segunda mitad de 2020, Alemania desea impulsar la implementación de esa visión. También la aprobación del presupuesto de la UE para el periodo 2021-2027 podría tener lugar durante la presidencia alemana de la UE.