Skip to main content
Europa

LA UE y sus socios

La Unión Europea cultiva con sus vecinos relaciones estrechas y amistosas.
EU External Action
© efta.int

La Unión Europea quiere crear dentro de sus fronteras un área común de estabilidad, seguridad y prosperidad. Ello incluye relaciones estrechas y amistosas con los vecinos inmediatos de la UE, lo cual es también un objetivo importante de la política exterior alemana.

Compartir normas y valores

La UE desarrolla desde 2004 una sistemática Política de Vecindad (PEV). En ese marco regula sus relaciones con 16 países vecinos. En el sur, con Argelia, Egipto, Israel, Jordania, Líbano, Marruecos, los Territorios Palestinos, Túnez y –parcialmente en suspenso –Libia y Siria. Y en el este, con Armenia, Azerbaiyán, Belarús, Georgia, Moldavia y Ucrania.

La UE reúne el primer grupo de países en la “Cooperación con el Mediterráneo” y el segundo en la “Asociación Oriental”. Ambos proyectos trabajan bajo el paraguas de la PEV, pero cada uno con sus propios cuerpos y diferentes subobjetivos. La idea básica, sin embargo, es la misma: converger, compartir estándares y valores.

Crear condiciones estables

La PEV no debe confundirse con la política de ampliación. La PEV no toma ninguna decisión previa sobre la posible adhesión de un país a la UE: es un instrumento para mantener relaciones beneficiosas con los países vecinos y crear así condiciones estables en el entorno de la UE. La Unión Europea ofrece a sus vecinos una asociación privilegiada, siempre que ambas partes se comprometan con los valores de la democracia y los derechos humanos, el Estado de derecho, el buen gobierno, los principios de la economía de mercado y el desarrollo sostenible.  

La asociación incluye intercambios políticos regulares, una intensa cooperación económica y una mayor movilidad hacia y desde la UE. La UE elabora regularmente planes de acción bilaterales con cada país y define prioridades que contemplan reformas políticas y económicas.

Apoyo financiero

La PEV apoya la implementación de esos planes de acción también con recursos financieros y cooperación técnica. La política de vecindad sigue el principio de "más por más": se da más apoyo a aquellos países que están decididos a seguir adelante con las reformas democráticas e impulsar una sociedad liberal. El volumen financiero disponible para la Política de Vecindad en los próximos años depende del Marco Financiero Plurianual (MFP), que se está negociando actualmente en la UE y sobre el cual aún quedan muchos puntos por resolver. Se prevé que las negociaciones concluyan a fines de 2020, aún bajo la Presidencia alemana del Consejo Europeo.

Cooperación con África y China

También durante la Presidencia alemana del Consejo Europeo, la UE quiere aprobar una nueva estrategia UE-África. El objetivo es llevar la asociación con el continente vecino a “un nuevo nivel”, como dice Ursula von der Leyen, la presidenta de la Comisión Europea. La estrategia incluye ofertas para África con el objetivo de desencadenar un auge económico digital y clima neutral en el continente. Está previsto firmar la nueva estrategia durante la presidencia alemana del Consejo de la UE. El continente vecino es considerado en Bruselas y Berlín un socio estratégico para los próximos años. Por ello, las relaciones Europa-África son un importante componente de una exitosa política de vecindad ampliada. Debido a la pandemia del coronavirus, todavía no se sabe con certeza si la cumbre UE-África, prevista para el otoño boreal, podrá celebrarse.

Durante la Presidencia alemana del Consejo continuará también el diálogo de la UE con China. Se prevé realizar ahora lo antes posible la Cumbre UE-China que estaba prevista para mediados de septiembre en Leipzig y se pospuso también debido a la COVID-19. Temas importantes son la firma de un acuerdo de inversiones, progresos en la protección del clima y las relaciones de ambas partes con África. Además, en el foco del diálogo con China se hallan asimismo el Estado de derecho y los derechos humanos.