Skip to main content
Medio ambiente & Clima

Impulsos para la cooperación climática

Alemania desempeña un papel activo en la política climática internacional e impulsa cooperaciones climáticas en todo el mundo.
Impulsgeber für Klimakooperationen
© dpa

Alemania desempeña un papel decisivo para que la protección del clima ocupe un lugar destacado en la agenda internacional. El Gobierno alemán fue un gran generador de impulsos en la Cumbre de la Tierra 1992, en Río de Janeiro, y para la firma del Protocolo de Kioto, en 1997. El éxito se logró finalmente con el Acuerdo de París sobre el cambio climático. En París, 195 países firmaron en 2015 el primer acuerdo general, mundial y vinculante para la protección del clima. El objetivo: detener el aumento de la temperatura promedio en el planeta, limitándolo, en lo posible, a 1,5 grados Celsius. Para lograrlo, los países se comprometieron a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero o mantenerlas bajas. Para ello se trazaron metas nacionales, que deben ser controladas periódicamente. Cómo implementarlas fue tema en 2017 en la Conferencia Climática de Bonn.

Plan de Protección del Clima 2050 como estrategia a largo plazo

Como uno de los primeros signatarios del Convenio de París sobre el clima, el Gobierno alemán adoptó ya en 2016 una estrategia a largo plazo: el Plan de Protección del Clima 2050. Desde entonces, Alemania ya ha logrado mucho en materia de protección del clima: en 2018, alrededor del 35 por ciento de la electricidad procedía ya de energías renovables, tales como la eólica y la solar. Con el Programa de Protección del Clima 2030 y su elemento central, la Ley de Protección del Clima, el Gobierno alemán también aspira a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 55 por ciento hasta el año 2030.

Además, la UE lidera los esfuerzos internacionales para firmar un acuerdo mundial de protección del clima. El objetivo de la UE es reducir las emisiones en por lo menos un 40 por ciento hasta el año 2030. El instrumento central es el comercio de emisiones, que regula las emisiones de anhídrido carbónico de unos 11.000 grandes emitentes. En 2018 fue reformado, a efectos de aumentar su efectividad.

El Pacto Verde Europeo

Alemania también apoya el “Pacto Verde” de la Comisión de la UE. En él se fija como meta que la UE sea climáticamente neutra para 2050. Con una Ley Europea de Protección del Clima, la Comisión de la UE quiere hacer que el objetivo sea vinculante. Para lograr ese objetivo, las emisiones de CO2 deberán disminuir significativamente en todos los sectores económicos relevantes. El Pacto Verde Europeo incluye una hoja de ruta con medidas para promover un uso más eficiente de los recursos mediante una transición a una economía limpia y circular, la recuperación de la biodiversidad y la lucha contra la contaminación.

En el marco de la Alianza NDC, creada en 2016, Alemania impulsa también cooperaciones climáticas con otros países y apoya, por ejemplo, a países socios a lograr sus objetivos de protección del clima (a través de las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional, NDC). Esas NDC son el elemento central del Acuerdo de París sobre el cambio climático.

El papel líder de Alemania en la investigación climática es apoyado con actividades en universidades e institutos, como el Instituto de Potsdam para la Investigación del Impacto Climático y el Instituto de Wuppertal de Investigaciones sobre el Clima, el Medio Ambiente y la Energía.