Skip to main content

Disfrutes culinarios

La gastronomía y los vinos alemanes se cuentan entre lo mejor que ofrece Europa. La cocina regional y sana experimenta un gran auge.
Weinstöcke an der Mosel
© dpa

Desde comienzos del milenio, el vino alemán experimenta un renacimiento, estrechamente ligado al “milagro del Riesling” y representado por una nueva generación de vitivinicultores que apuestan por alta calidad en lugar de grandes volúmenes. El largo periodo de vegetación y las relativamente bajas temperaturas en verano hacen que los vinos alemanes Vinos alemanes Los vinos alemanes son producidos en 13 regiones vinícolas, en las que, en una superficie total de más de 100.000 hectáreas, son cultivadas numerosas cepas típicas de los respectivos terruños. A excepción de Sajonia y Saale-Unstrut, situadas en el este, las zonas vinícolas alemanas se concentran en… Más información › sean muy finos y de baja graduación alcohólica.

En Alemania hay 13 regiones vinícolas, en las que en unas 103.000 hectáreas son creados numerosos vinos típicos regionales. En una comparación internacional, Alemania pertenece, con su superficie de vides y unas 16.900 bodegas, a los países vitivinícolas medianos. En 2019, la producción fue de unos 8,3 millones de hectolitros. El porcentaje de mercado del vino biológico es de aproximadamente de nueve por ciento. Las regiones vitivinícolas de Alemania se hallan entre las más septentrionales del mundo. Excepto las de Sajonia Sajonia Gracias a su porcelana, Meißen es, junto a la capital del Estado Federado, Dresde, y la importante plaza ferial de Leipzig, la ciudad más famosa de la región. El Estado Libre se cuenta entre los focos económicos más dinámicos del Este de Alemania. El sector informático, la fabricación de relojes de… Más información › y Saale-Unstrut, todas están en el sudoeste y sur del país. Las tres mayores regiones vinícolas son Rheinhessen, Pfalz y Baden. Son cultivados más de 100 tipos de uva. Las de mayor importancia comercial son unas 20, particularmente las uvas blancas Riesling y Müller-Thurgau. Alemania produce un 66 por ciento de vinos blancos y un 34 por ciento de tintos, estos últimos sobre todo con uvas Spätburgunder y Dornfelder.

Tradiciones y nuevas costumbres

Alemania es también un país de la cerveza. La cerveza alemana es apreciada sobre todo por su centenaria tradición de fabricación en cervecerías de propiedad familiar y monasterios. Para todas las cervezas alemanas rige la ley de pureza absoluta. Se trata de la más antigua regulación alimentaria del mundo y data del año 1516. Reza que la cerveza debe ser hecha solo con agua, lúpulo y cebada. En Alemania existen entre 5.000 y 6.000 tipos de cerveza, la mayoría de tipo Pilsen. El consumo de cerveza, sin embargo, disminuye. Una nueva tendencia son las cervezas artesanales de pequeñas cervecerías independientes, que apuestan por gustos novedosos.

Las costumbres alimentarias en Alemania no son fáciles de interpretar. Por un lado, muchos consumidores desarrollan una creciente sensibilidad por el propio cuerpo y la salud, apostando por formas de alimentación equilibradas. Por otro, tendencias como la movilidad y la individualización de los estilos de vida ejercen una claramente creciente influencia sobre las comidas y bebidas elegidas.

La gastronomía alemana está considerada dinámica y polifacética… y se cuenta entre las mejores de Europa. Por un lado, existen restaurantes de primera categoría. Pero por otro, adquieren creciente popularidad el estilo crossover y la cocina vegeta­riana y vegana, así como antiguas verduras, tales como la ­pastinaca, el colinabo y el topinambur. Son los pilares del actual auge de la cocina sana, de temporada, regional y de sabor local. Los platos clásicos son reinterpretados por una joven generación de cocineros y revalorizados con influencias globales. Sin embargo, la pandemia de SARS-CoV-2 afectó mucho a la gastronomía. A pesar de importantes ayudas estatales, la crisis dejó a numerosos restaurantes al borde de la quiebra.